Kiosco

El Periódico de Aragón

Sanidad Pública

Un total de 77 plazas temporales de médico de familia quedan sin cubrir en Aragón

Siguen vacantes el 4% de Atención Primaria y el 67% de Atención Continuada, la mayoría en los centros de salud rurales / Los sindicatos dicen que es un «fracaso» y la DGA que 129 médicos no participaron

Protesta de las Cuencas Mineras ante la escasez de profesionales sanitarios en el centro de salud de Utrillas.

Que cubrir las plazas de difícil cobertura en la sanidad rural en Aragón es complicado lleva poniéndose de manifiesto varios años. Y este jueves volvió a quedar patente tras la última convocatoria del Salud para ocupar vacantes con los profesionales inscritos en la bolsa de empleo. Se ofertaban 187 plazas (79 de Equipo de Atención Primaria y 108 de Médico de Atención Continuada-Guardia –MAC–) y había convocados 229 médicos. 77 plazas quedaron sin cubrir, un 6% de las de Atención Primaria (74 tienen ya nombre) y el 67% de las de Continuada, ya que solo 36 profesionales se incorporarán el lunes, 13 de junio a un puesto, la mayoría en centros rurales.

De las primeras, quedaron desiertas cuatro plazas de médico de Atención Primaria, en el sector sanitario de Alcañiz, uno en Utrillas, uno en el Actur (Zaragoza), uno en Sos y otro en Ejea. En el caso de los MAC, en todos los sectores sanitarios, siendo los mas numerosos los de Barbastro, que se ofertaban 19 y se ocuparon 4; en Teruel (10 de 18), en Huesca (6 de 16) y en el sector Zaragoza III (7 de 27).

Los sindicatos médicos de Atención Primaria de Aragón (Fasamet y CesmAragón) calificaron de «fracaso» que más del 40% de las plazas se quedaran sin cubrir y por lo tanto un gran porcentaje de la población sin atender. Huesca, Barbastro, Teruel y el sector Zaragoza III son los «más perjudicados en el proceso» y ponen como ejemplo Utrillas, que de los 7 médicos de plantilla queda 1 sin cubrir y de los 4,5 de atención continuada (uno compartido con Aliaga) quedan vacantes todas las plazas.

Pilar Borraz, responsable de Atención Primaria del Sindicato Fasamet y coordinadora del centro de salud de Mas de las Matas, señala que las plazas más afectadas son las de Atención Continuada, «fines de semana y sustituciones, sobre todo en los centros de salud rurales». El principal problema es que «faltan profesionales» y desde Fasamet «lo llevamos reclamando desde hace tiempo» porque hay jubilaciones, profesionales que se van a otras comunidades y los que se van a sus lugares de origen. Esta situación «no es nueva» pero quizá lo novedoso está en que ahora afecta también a la zona urbana ya que en Huesca capital también hay tres plazas sin cubrir «y es un lugar accesible».

Borraz se define como «parcial» porque siempre ha querido ser médico rural, pero señala que debe haber «incentivos efectivos» como una compensación por ir de pueblo en pueblo y «no solo la gasolina», pero también que se ampliara la puntuación y que se valorara más a quien accede a una plaza de difícil cobertura. Asegura que en los centros de salud rurales se «intenta adaptar la situación a los compañeros que vienen de fuera para que los desplazamientos sean los mínimo posible» pero para eso «somos un equipo». Asegura que «no somos héroes» sino que acceden a la profesión por «vocación en su mayoría» pero «uno llega donde llega», señala.

Susana Martínez, de Csif, también coincide en que «no hay médicos para estas guardias y otras comunidades están ofreciendo mejores contratos», señala, después de manifestar que «formar a un médico cuesta diez años» y después «se les ofrecen contratos precarios», asegura en los referentes a los MAC, que «cuando había muchos médicos se cubrían» pero ante la escasez actual, no, «ni siquiera las plazas fijas», una situación que se verá complicada cuando se ofrezcan los de vacaciones.

La solución «es mala», dice. Y se pregunta: «¿de dónde sacas a los médicos?» e insiste que «cuesta diez años formar a un médico». Porque tampoco consiste en abrir la Facultad ya que muchos de los que estudian en la Universidad de Zaragoza «son de fuera y cuando terminan se van a sus lugares de origen». Para lograr que se queden hace falta ofrecer «más continuidad, más dinero o más tiempo libre».

Desde el Colegio de Médicos de Zaragoza, su presidente, Javier García Tirado, señala que es «la ley de la oferta y la demanda» y si no se le ofrece un puesto atractivo «se va a otra comunidad». Para que se queden en Aragón propone medidas «transgresoras» como puede ser ofrecer una plaza propia en un lugar y que durante unos años no se pudiera pedir un traslado, explica. Este verano, señala, la situación puede «ser desesperada», por lo que reclama «redimensionar las plantillas» para que se pueda cubrir entre compañeros como sucede en los hospitales, con «un sobreesfuerzo asumible». También piden más profesionales «reduciendo el número de cartillas» pero sin reducir los ingresos.

Por su parte, desde el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón, señalaron que no se trata de las condiciones laborales que un contrato de interinidad es lo mejor que se puede ofertar en la función pública; y que de los 229 médicos convocados, no todos accedieron a una plaza, solo se adjudicaron 110 vacantes.

Compartir el artículo

stats