Kiosco

El Periódico de Aragón

MEMORIA DEMOCRÁTICA

Localizada la fosa común de Loscorrales con los restos de Sebastián Bretos y otra víctima sin identificar

Sebastián Bretos Pérez, un sindicalista de la CNT, fue ejecutado el 5 de agosto de 1936, a los 36 años, junto a otro hombre

Los restos de los dos hombres hallados en una fosa común junto a la tapia del cementerio viejo de Loscorrales, en Huesca. Arico

Los restos de dos hombres ejecutados en agosto de 1936 han sido hallados en una fosa junto a la tapia del cementerio viejo de Loscorrales, en Huesca. Las dos víctimas, Sebastián Bretos y otro varón todavía sin identificar, murieron el 5 de agosto de 1936 tras haber estado presos de la cárcel de Ayerbe, de acuerdo con lo que figura en el registro civil. Según pudo averiguar el equipo de arqueólogos que colaboran con la asociación memorialista Arico, la defunción de Bretos y de otro hombre fue anotada como la muerte de dos personas sin nombre. La investigación, que comenzó en pasado 22 de julio, tal y como adelantó este diario, finalizó este fin de semana con éxito.

Bretos era un militante de la CNT que fue ejecutado a los 36 años de edad cuando no había transcurrido ni un mes del inicio de la contienda española. Pero no acaba ahí su historia. Su nombre aparece en un libro de Mariano Constante, uno de los supervivientes aragoneses del campo de concentración de Mauthausen. En unas memorias que Constante tituló 'La Maldición', el escritor altoaragonés narra las peripecias y vivencias de su padre cuando era maestro de Riglos y de otros pueblos oscenses. "Bretos aparece precisamente en uno de los capítulos con nombres y apellidos", cuenta el arqueólogo Javier Ruiz, que encontró el tomo en una librería de viejo. Fue cuando buscaban al padre de Constante, maestro republicano y miembro de la Federación Española de Trabajadores de la Enseñanza y que logró huir, cuando arrestaron a Bretos.  

Sebastián Bretos Pérez, en una imagen facilitada por la asociación Arico. Fernando Torralba

Una breve biografía

Sebastián Bretos Pérez nació el 28 de marzo de 1900 en la localidad de Riglos (Huesca). Se casó con Francisca López Artieda, conquien tuvo un hijo: Sebastián Bretos López. Trabajaba en la antigua fábrica del carburo de la Estación de La Peña, donde ejerció de enlace sindical de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). 

Según recoge la investigación de Arico y el equipo de arqueólogos (Javier Ruiz, Cristina Sánchez, Ana Rubio y Annika Fieguth), el 3 de agosto de 1936 fue detenido por la Guardia Civil de Ayerbe y por falangistas mientras trabajaba en su huerto. Bretos no habría querido acompañar uno días antes al maestro Mariano Constante Arán cuando huyó ante el inminente peligro de la guerra. Una vez encadenado, fue paseado de rodillas por las calles de Riglos. Posteriormente fue trasladado al cuartelillo de Ayerbe, donde fue subido a un camión el día 5 de agosto, día en el que halló la muerte, presumiblemente, a manos de fuerzas falangistas.

Fue ese día cuando el miliciano fue ejecutado junto a otro hombre, aún sin identificar. Según la versión que recogen los arqueólogos, unos días después el 15 de agosto fueron encontrados dos cadáveres abandonados en el carrascal de Loscorrales, que fueron trasladados y enterrados en el cementerio viejo de dicha localidad. Ambos fueron registrados en los libros de defunciones como “hombres desconocidos” y muertos “como consecuencia de las heridas producidas al parecer por bala de fusil”.

El inicio de las pistas

La historia de esta investigación se remonta a comienzos de este año, cuando se celebró el "entierro digno" de 26 víctimas exhumadas en Angüés. Allí se erige desde febrero una escultura, cuyo autor comentó a los arqueólogos que llevaba tiempo buscando a un tío abuelo suyo que había sido asesinado cerca de Loscorrales. Era Sebastián Bretos.

Los trabajos se han centrado en la zona sur del cementerio, junto a la tapia, lugar señalado por los testimonios orales recabados de los familiares. Además, también servía como punto de referencia a esta ubicación la tumba de mosén José Pascual Duaso, párroco de Loscorrales asesinado por fuerzas falangistas el 22 de diciembre de 1936, que se sitúa junto a la misma tapia sur, pero en la zona central del cementerio. 

La exhumación ha sido promovida por la Asociación por la Recuperación e Investigación contra el Olvido (Arico) y se ha financiado con fondos de la Diputación Provincial de Huesca (DPH) y de la Secretaría de Estado de Memoria Democrática.

Compartir el artículo

stats