Kiosco

El Periódico de Aragón

ARAGÓN RURAL

Ser cartero en el Aragón rural: los servicios en la puerta

Los carteros de Correos trasladan al mundo rural algunas de las comodidades de la vida en la ciudad H En la puerta de casa ya se puede sacar dinero, pagar impuestos y facturas

La estrecha relación entre trabadores y clientes ha impulsado la difusión de los nuevos servicios. Correos

La vida rural, aunque apacible y relajada, supone también una lucha constante por la falta de algunos de los recursos más básicos que se encuentran en la vida en la capital. En los pueblos más pequeños de Aragón, tareas simples como sacar dinero o pagar un recibo se convierten en una odisea al no contar con bancos o delegaciones de las empresas. Para solucionar esta cuestión, desde hace varios meses Correos ha rediseñado sus servicios de forma que la entrega de correo ordinario es ya solo una pequeña muestra de lo que la empresa puede hacer por la vida rural.

«Nos encargamos de organizar el correo, repartirlo y atender la oficina y aconsejar a los vecinos cuáles son las mejores opciones en temas de paquetería», explica Olga Ballano, cartera en la localidad zaragozana de Ricla desde el año 2007.

Trabajadores 8 Aragón cuenta con 300 carteros rurales. | CORREOS

Trabajadores 8 Aragón cuenta con 300 carteros rurales. | CORREOS M. monreal rams

Desde principios de año la empresa ofrece, además, servicios que permiten gestionar a través de correos tareas del día a día. El pago de tributos, facturas, sacar o ingresar dinero es ahora posible en las oficinas de la empresa e incluso en la puerta del domicilio si vecino y empleado coinciden durante el reparto.

«Antes teníamos la posibilidad de hacer algunas de estas gestiones con envíos a las oficinas en los pueblos más grandes. Ahora tenemos un sistema nuevo que nos permite hacer los pagos de tributos y de facturas de forma directa y en el momento», explica la empleada.

Estas novedades ayudan a los vecinos del mundo rural en general, pero suponen un gran avance para «las personas mayores y los inmigrantes». «En el caso de Ricla hay mucha población envejecida que no dispone de un coche y tiene que ir a La Almunia o a Calatayud para hacer estas gestiones depende de sus hijos o familiares que les lleven» explica Ballano.

La cercana relación que se desarrolla en los pueblos entre cartero y vecino es la que también ha ayudado a la buena acogida de estos servicios en las localidades. «Hace casi 17 años que soy yo la que reparte el correo, me conocen y además para mucha gente ver el símbolo de correos en la camiseta siempre da a los vecinos una confianza adicional» añade la trabajadora de Correos.

Una labor de acompañamiento

Además de los nuevos servicios, la trabajadora asegura que la parte más importante de su trabajo en el medio rural continúa siendo la labor de acompañamiento a los vecinos. «Los pueblos en invierno se quedan más tristes. Hay días que yo soy la única persona que pasa por la calle y la única con la que pueden hablar», asegura la trabajadora. «Si te acercas, les preguntas qué tal están, hablas un poco con ellos y ya les has apañado el día», añade.

Son estas relaciones interpersonales las que fomentan la existencia de los carteros rurales. «Si me ofrecieran una plaza en Zaragoza no la querría, aquí soy mucho más feliz», asegura Ballano, aunque reconoce que un destino rural más cerca de casa para evitarse el trayecto en coche «tampoco estaría mal»

Además de las personas mayores, el otro gran grupo que disfruta de los beneficios de los nuevos servicios de Correos son los inmigrantes. «En muchas ocasiones tienen dificultades con el idioma y si tienen que enviar paquetes a sus familias o vienen con cartas importantes de la embajada somos nosotros los que nos encargamos de asegurarnos que todo el trámite se realiza correctamente.

Desde que en Correos se comenzaron a ofrecer estos servicios telemáticos a principios de año en toda la comunidad se han realizado 12.410 operaciones a domicilio. Por provincias han sido 6.127 en Zaragoza, 3.196 en Huesca y 3.087 en Teruel. En total, en la comunidad son 300 los trabajadores de Correos que realizan su labor en áreas rurales, concretamente 136 en Zaragoza, 98 en Huesca y 67 en Teruel.

Compartir el artículo

stats