The Silent Route (La Ruta del Silencio), ese trayecto que cruza la A-1702 en la provincia de Teruel para unir las comarcas del Maestrazgo y Andorra-Sierra de Arcos ahora cuenta con un nuevo atractivo turístico donde parar a tomarse una foto y conocer una parcela de la historia de la carretera que ofrece algunas de las panorámicas más envidiables de la comunidad. Se trata de una nueva área de servicio que, además, se ha bautizado como El Caimán, el histórico autobús que desde los años 30 del siglo pasado cubre el trayecto que une las localidades de Cantavieja y Alcorisa. Un homenaje merecido a un vehículo que todos en la zona reconocen y que ahora aparece simbólicamente aparcado, con una reproducción fiel del mismo, en esta nueva infraestructura.

El presidente de la Comarca del Maestrazgo, Roberto Rabaza, recordó durante su estreno del pasado miércoles que este autobús recorría y recorre, de lunes a viernes, la A-1702, saliendo de Cantavieja y finalizando en Alcorisa. El Caimán está indisolublemente unido a la carretera y los pueblos que recorre desde hace alrededor de 100 años.

Precisamente, en 1922, hace justo 100 años, la docente, periodista y escritora Melchora Herrero, se desplazaba a su lugar de nacimiento, Villarluengo, para asistir a la conmemoración del 400 aniversario del hallazgo de la Virgen de Montesanto. Describe sus vivencias de aquellos días en un libro y habla de la carretera que se acababa de abrir hasta su pueblo: «la cual ha de prolongarse por La Cañada de Benatanduz a Cantavieja».

Gracias a una breve noticia del periódico La Voz de Teruel, del 30 de julio de 1930, se sabe de la existencia de este autobús, cuyo episodio más conocido fue el vivido por el asalto de los maquis que, organizados en la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón, tenían como eje de actuación el Maestrazgo. Tuvo lugar en febrero de 1948, en la cuesta de Los Degollaos entre Ejulve y Montoro, produciéndose un tiroteo con la pareja de la Guardia Civil que, como todos los días, realizaba el recorrido camuflada entre los pasajeros.

Hacia los años 60 el servicio de coche correo lo realizaba Francisco Balfagón Monserrate. El autobús era verde, con un lagarto delante dibujado, por ello se dice que le llamaban El Caimán. Delfín Altaba Ferrer, que ya realizaba otros servicios por la zona, lo compró en el año 1963 a este el servicio de conducción de correo y transporte de viajeros entre Alcorisa y Cantavieja y el Ómnibus marca Chevrolet matricula CS-2933, que es el que se ha reproducido en esta área de descanso.

La línea Cantavieja – Alcorisa sigue funcionando y todos los días de lunes a viernes sale a las 6.30 de Cantavieja y llega a Alcorisa a las 9.15, y regresa a las 14.00 rumbo a la cabecera de comarca del Maestrazgo. El Caimán actual recorre en su camino siete pueblos y lo gestiona la empresa Altaba. Pero ahora ya no funciona como antes, cuando iban un día y volvían al siguiente, y llevaba todo tipo de encargos, sacas, cartas de correos, dinero de cobros... Siempre iban llenos de gente, incluso si no cabían dentro, subían a la baca del autobús, y si venia cuesta arriba bajaban a empujar.