"¡Que vienen las tropas francesas!" Con este aviso, el sargento primero de los Voluntarios de Aragón da la voz de alarma a las tropas españolas que, ya avisadas, esperan agazapados para repeler el ataque de los franceses que, tras el fracaso de su primer asalto en 1808 (que se recreó este sábado en las calles del centro de Zaragoza), han vuelto, ahora en un supuesto 1809, para intentar conquistar una ciudad “que cambió las reglas de las guerras conocidas” por su resistencia.

Segundo Sitio de Zaragoza

Segundo Sitio de Zaragoza Andreea Vornicu

Los aledaños de la Aljafería han acogido esta mañana la recreación histórica del Segundo Sitio de Zaragoza con la que se ha puesto la guinda a un fin de semana intenso en el que la ciudad se ha volcado con su Historia tal y como demuestran las miles de personas que tanto el sábado como hoy han salido a calle a contemplar los asaltos.

El general Palafox, en camilla

Después de un largo Sitio, las tropas francesas han acabado finalmente con la resistencia de las tropas del general Palafox, que ha acabado saliendo en camilla, y de la aclamada Agustina de Aragón, en una mañana en la que los españoles han acabado claudicando ante la imposibilidad de seguir resistiendo. Las miles de personas que han llenado los aledaños de la Aljafería (tal y como ya hicieron en la jornada del sábado) no han dudado en corear las proclamas de los españoles ("¡Viva la Virgen del Pilar!" o "Vencer o morir") e incluso algunos hasta se han vestido de la época para arropar a las tropas de Palafox. Ya se sabe que la participación de la ciudadanía fue fundamental para la resistencia.

Los cañonazos y los disparos, a lo largo del fin de semana se han usado más de 100 kilos de pólvora, han sido la tónica durante la hora y media aproximadamente que ha durado la recreación de este Segundo Sitio en el que han vuelto a participar cerca de 400 recreadores llegados de lugares como Francia, Italia, Polonia, Portugal, Argentina y, por supuesto, de Zaragoza y del resto de España. Este evento, que ha cumplido su quinta edición con absoluto éxito de público, está organizado por la Asociación Histórico Cultural Voluntarios de Aragón en colaboración con el Ayuntamiento de Zaragoza.