Kiosco

El Periódico de Aragón

NOVELA

Crítica de 'La vida en falso': Hasta que llegó su hora

El protagonista de la novela de Ginés S. Cutillas se pierde como si el secreto para no caer radicara en lanzarse al vacío una y otra vez

Ginés S. Cutillas ha publicado la novela 'La vida en falso'. EL PERIÓDICO

Da la impresión de que a este hombre no se le resiste ni una. Viaja de norte a sur para afincarse en una ciudad pequeña donde todo se sabe, centrarse y terminar la novela que tiene entre manos. Se instala y de momento accede a un trabajo en el que no entra con muy buen pie. Poco a poco se va relacionando con algunas de las mujeres que forman parte de dicha empresa y en su mayoría se convierten en amantes que lejos de cuidar se dedica a descuidar, y cuya estabilidad es equiparable a la fugacidad de un suspiro. Lástima que de repente se enamore de una de ellas y se tambalee ese inframundo que ha construido sin ningún cimiento.

Se trata de una larga carta sin respuesta, sin contrapartida. Él escribe y cuenta, y aclara, y predica y busca conocerse a sí mismo casi a la misma velocidad con la que pretende justificarse ante lo vivido. Es una carta para ella, claro, la mujer que escondida tras una inicial es la única que le ha hecho sentir y despertar de una especie de letargo en el que él actuaba por inercia, huyendo de una relación convencional a la que no sabe poner fin y de la que ya no recuerda el principio. Una mujer tras otra se rinde a sus inexistentes encantos alojados en huecas promesas. Quizás el quid se encuentre en esa necesidad de cariño que desprende y que no logra saciar.

Discurso minucioso, derrotista, desafiante y valiente

Es minucioso en su discurso, a veces derrotista, a veces desafiante, y en todo momento valiente. Es claro y rotundo, como si le hiciera falta una confesión cristalina que justificara las razones que le han llevado a internarse en el abismo que supone no saber encontrar su propio sitio ni saber darle a los demás el suyo. Es la literatura la que le ayuda porque a veces, sin esperarlo, es la ficción la que le proporciona respuestas, como si fuera este el objetivo principal que encierra. Hoteles, coches, caminos, tiendas o cines, no hay lugar discreto cuando de huir se trata. Pero siempre es difícil decidir hasta dónde arriesgar si la apuesta huele a renuncia.

"Es minucioso en su discurso, a veces derrotista, a veces desafiante, y en todo momento valiente"

decoration

Son ya muchos los libros que tiene publicados pero yo no había leído todavía nada del autor Ginés S. Cutillas, y ha sido su último libro hasta ahora, La vida en falso, publicado por la editorial Tres Hermanas, el que acaparó de repente mi atención y que me ha hecho seguir con detalle y atención los vaivenes de este protagonista que se pierde entre encuentros sexuales que no le satisfacen y que se obstina en repetir, como si el secreto para no caer radicara en lanzarse al vacío una y otra vez. Ellas, hábilmente retratadas, saben más de lo que aparentan e incluso forman equipo tramando planes contra los que no hay buenas intenciones que valgan.

Es una novela que está perfectamente escrita y que se lee con la pasión de querer ir más allá y de entender cómo a veces lo menos conveniente resulta lo más apetecible y lo más difícil de controlar. Hay agilidad en sus líneas sin renunciar a la reflexión y a la parodia. No es extraño encontrar momentos reconocibles para los lectores, y los habrá que se identifiquen en esos enredos que obligan a sucumbir tarde o temprano. Son numerosas las referencias literarias que he advertido y el hecho de que la narración se ciña a la primera persona le da enorme dimensión al personaje principal, que de por sí es complejo y necesita ser escuchado y comprendido, bien por su amada, bien por quienes estamos al otro lado procurando no tomar partido y definiendo sus límites y sus pretensiones, sus miedos y sus carencias.

Este es un libro diferente que bebe de los clásicos, que cuida el lenguaje a la perfección, que narra con la belleza de quien sabe que en el dolor cabe mucha poesía

decoration

Hay historias que escapan a cualquier género, que los comprenden todos de principio a fin y que no obstante no se definen con ninguno. Son historias en las que quedan enmarcadas las emociones y las conductas que solo la literatura se permite plasmar porque gracias a ella puedan ser explicadas sin réplicas vanas. Este es un libro diferente que bebe de los clásicos, que cuida el lenguaje a la perfección, que narra con la belleza de quien sabe que en el dolor cabe mucha poesía y que necesita pocas páginas para que las debilidades sean verbalizadas.

Me gusta seguir descubriendo títulos y autores, y profundizar en las obras que componen el conjunto de su producción. Este es la ocasión perfecta para adentrarse, quienes no lo conozcan, en el universo de Ginés S. Cutillas, porque una vez dentro ninguna duda le quedará a nadie de que su escritura es el resultado de trabajo, dedicación y oficio.

Compartir el artículo

stats