Kiosco

El Periódico de Aragón

LA CINEASTA VISITA ZARAGOZA

Ainhoa Rodríguez (directora de 'Destello Bravío'): "No creo en los finales felices, no existen, no los ves en la realidad"

La directora de origen extremeño imparte talleres sobre cine y su primer largometraje, el cual ha sido premiado en multitud de festivales

La cineasta Ainhoa Rodríguez, este miércoles en Etopia. ANDREEA VORNICU

La directora extremeña Ainhoa Rodríguez ha sido una de las sorpresas más agradables del cine independiente español en el último año. Su primer largometraje –antes había trabajado en varios cortos–, la dramática a la vez que fantástica 'Destello bravío', ha sido premiado en categorías como mejor dirección o mejor película tanto en festivales nacionales de prestigio como Málaga o San Sebastián como en otros internacionales de varios continentes, desde Europa al MoMa de Nueva York, pasando por Asia o Latinoamérica. La cineasta lleva desde el pasado martes en Zaragoza, en el Centro de Arte y Tecnología de Etopia, impartiendo una serie de talleres sobre creación fílmica, basándose en esta exitosa producción, actividades que finalizarán este jueves.

El filme, rodado en un pequeño pueblo extremeño, aborda temas como la despoblación o la mirada femenina del cine. "En la película se ven pequeños actos revolucionarios en los que creo firmemente", afirma Rodríguez. Una línea de estilo que decide seguir porque "es el cine en el que creo". Si por algo destaca 'Destello bravío', sin duda es por su naturalidad, conseguida gracias a la elección del propio reparto y del escenario escogido: "Tenía muchas ganas de trabajar con actrices naturales en Extremadura, mi tierra, que muestran mucha generosidad ante las pantallas. También el poder hacerlo en un pequeño pueblo extremeño, algo que me lleva a mis orígenes". El filme no persigue la idea de mostrar una liberación femenina "completa", ya que asegura que no cree "en los finales felices". "No existen, no los ves en la realidad", explica. Con todo, no obvia el tema central de la mujer, que permite "empatizar" mejor al público femenino, al ser una de ellas quien se encuentra "tras las cámaras".

Otro de los factores que, como a toda la industria, afectó al proceso creativo, fue la pandemia –la película fue estrenada en junio de 2021–. "Además de afectar al proceso de posproducción, nos perdimos los primeros festivales internacionales en Europa, Nueva York... Luego sí hemos podido viajar, pero queda esa espina", reconoce la directora, quien añade que también notaron el impacto del coronavirus en el estreno: "Las salas estaban deshabitadas, la gente todavía tenía miedo".

En cualquier caso, el éxito de este primer largometraje de Ainhoa Rodríguez demuestra que es posible hacer un cine español de calidad e independiente. "Hay directores que quieren romper con los estándares, buscar su identidad y sus orígenes", reivindica la extremeña, aunque admite que el problema reside en ese otro cine que "trata de imitar sistemáticamente a Hollywood". En cuanto al futuro de la profesión, en el que la irrupción de las nuevas plataformas amenaza a las formas más tradicionales, la cineasta asegura no tener "ni idea" de lo que puede pasar, al tiempo que muestra su preocupación por la potencial pérdida de las salas: "No solo a nivel técnico, a nivel social las salas de cine te dan una experiencia que en casa no vas a tener, y menos con la cantidad de pantallas que nos rodean".

Sin embargo, se muestra moderadamente optimista, a la par que entusiasmada, gracias a actividades como las que está llevando a cabo estos días en Zaragoza. "Me gusta, porque en el taller hay personas interesadas en mi metodología y en un cine en el que milito y en el que creo», sentencia. Una cuestión, dice, «de contracultura, de salir de la norma", y que le hacen "disfrutar" en un "espacio en el que se puede hablar de creación fílmica". Algo en la línea de su primer largometraje, 'Destello bravío', fundamentado en una idea de "disidencia".

Compartir el artículo

stats