Kiosco

El Periódico de Aragón

El éxito de la selección española de fútbol sala

El orgullo de la tierra

Las zaragozanas Irene Samper y María Sanz celebran el campeonato de Europa. Tras empatar en la prórroga, la selección salió victoriosa de la tanda de penaltis

Irene Samper y María Sanz con la bandera de Aragón y las medallas de campeonas de Europa SERVICIO ESPECIAL

Las aragonesas María Sanz e Irene Samper celebran el título Europeo que logró la selección española de fútbol sala. Apenas unas horas después, se sienten realmente contentas del gran torneo realizado. María Sanz, cierre zaragozana del Futsi Atlético Navalcarnero, explica la gran satisfacción que sintieron con este triunfo. "Es una alegría poder ganar la Eurocopa, especialmente por habernos esforzado durante tanto tiempo y ver que hemos sido recompensadas", remarca. 

Irene Samper, ala zaragozana y jugadora del Burela, considera que no dejar de luchar les hizo alcanzar el éxito. "La unión del equipo fue clave en ciertos momentos del partido. Por ejemplo, fuimos por detrás en el marcador y ellas tuvieron varios dobles penaltis, se nos puso todo un poco en contra, pero aun así supimos resarcirnos. Nos mirábamos a los ojos y dijimos: ‘esto es nuestro’, no puede ser de otra manera", detalla.

Igualmente, la propia Samper, afirma que ellas estaban convencidas de la victoria y el miedo en la cara de las portuguesas era tangible. "Nosotras teníamos muchísima confianza y a ellas, pese a ser locales, se les veía el miedo en la cara. Imagino que pensarían en la anterior Eurocopa y en que no se repitiera la misma historia", apunta. 

Por otro lado, ambas jugadoras opinan que la seleccionadora Clàudia Pons ha sido el motor del equipo y vital para las jugadoras. "Sin ella no seríamos nada, ha conseguido lo que somos actualmente. Claudia está día y noche trabajando por nosotras", precisa, Samper. Sanz igualmente, ensalza a la entrenadora en la faceta deportiva, ya que cree que les deja ser ellas mismas en la cancha. "No tiene prejuicios a la hora de jugarte un balón o ser tú misma. Nos da la confianza que necesitamos", afirma.

Asimismo, Sanz considera que saber competir fue clave durante todo el Europeo y especialmente en la final frente a las portuguesas. "Creo que somos un equipo que nos adaptamos muy bien, Portugal es un equipo muy físico, pero sabemos competir y darnos palos, aunque también, tener el balón y llevar el control del partido. Creo que ese ha sido el secreto de la selección", remarca. Samper, por su parte, considera que el éxito ha venido dado por la unión entre las jugadoras. "Cuando una compañera no está bien otra le ayuda y cuando todas estamos bien confiamos en que va a salir el trabajo", asegura. Sanz opina que su papel en el Europeo fue realmente bueno, pero para ella sus compañeras lo hacen todo más fácil. "En este grupo estoy muy a gusto. Creo que es muy fácil jugar con ellas. Cuando tienes a las mejores a tu lado todo es más sencillo", puntualiza.

En este sentido, Sanz valora la calidad humana del grupo. "A todas nos hace mucha ilusión venir porque a nivel humano te llenan mucho. Cuando consigues triunfos con gente que valoras, te llena el doble", afirma. Samper sigue en la misma línea y considera que sus compañeras tienen un alto nivel. "Estoy muy cómoda, jugar con este equipo es muy sencillo. Miras a la izquierda y a la derecha y ves jugadoras top", finaliza. 

Compartir el artículo

stats