Dos palestinos murieron hoy por fuego israelí durante una incursión del Ejército en el campo de refugiados de Yenín, al norte de Cisjordania ocupada, con lo que los palestinos fallecidos en incidentes violentos con Israel en lo que va de año ascienden ya a 17.

El Ministerio de Sanidad palestino identificó a los fallecidos como Basem Jabareen -supuestamente miembro de la Yihad Islámica según medios israelíes y palestinos- de 28 años, que murió por los disparos recibidos en el abdomen; y Farid Bawaqna, de 38, a quien le alcanzó una bala letal en el pecho.

Según la agencia oficial palestina Wafa, "fuerzas de la ocupación dispararon contra el maestro Bawaqna mientras intentaba brindar primeros auxilios al joven Jabareen, quien resultó herido frente a su casa en el centro del campamento de Yenín". La agencia también informó de que el Ejército israelí impidió que los equipos de ambulancia ingresaran al campamento para trasladar a los heridos al hospital, que tuvieron que ser llevados en vehículos privados.

Fuentes palestinas señalan que se produjeron fuertes enfrentamientos entre palestinos armados y las tropas israelíes, que dispararon balas, granadas de aturdimiento y bombas de gas, hiriendo a otros tres de ellos en el abdomen, el muslo y el hombro, cuya condición es estable. Durante la incursión, Israel arrestó a Ahmad Zaghal, Khanfar Abu Sharif y a los dos hermanos, Aws y Hani Jaled Abu Zina

Desde el año pasado, Yenín es uno de los principales focos de violencia en Cisjordania ocupada -que el año pasado vivió su año más violento desde 2006 con 170 muertos palestinos- y alberga un importante movimiento miliciano vinculado a varias facciones, incluidas Hamás y la Yihad Islámica.