+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Actur

El ayuntamiento acuerda con los taxistas poner cuatro paradas más

Estarán en Legaz Lacambra, Adolfo Aznar, Pablo Neruda y Clara Campoamor

 

Un taxi en la parada existente cerca de Grancasa. - Foto: ASOCIACIÓN DE VECINOS AVE-ACTUR

D. L. G.
25/09/2013

La teniente de alcalde de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza, Carmen Dueso, aseguró ayer que en breve el barrio del Actur dispondrá de cuatro paradas más de taxi. Según explicó, así lo han acordado con la cooperativa de taxistas, con los que ha decidido también las calles en las que estas se van a ubicar. Se colocarán, concretamente, en la calle Luis Legaz Lacambra, Adolfo Aznar, Clara Campoamor y Pablo Neruda, y afirmó que si no están en funcionamiento todavía es solo porque todavía no han informado al consistorio sobre a qué altura de estas vías quieren que se coloquen.

Así respondió a las críticas del PP, que le achacaba que no es razonable que un barrio como el Actur, con 60.000 habitantes y una superficie tan grande solo tuviera una parada de taxis, algo que dificulta aún más la labor de unos profesionales que "están pasando un mal momento" por la crisis, apuntó la concejala conservadora Gemma Bes.

Dueso matizó que "no hay una, sino dos", ya que "está la que hay junto al centro comercial Grancasa y otra en la Ciudad de la Justicia, junto al Pabellón de Aragón en la Expo" y que, efectivamente, conocía la petición de este colectivo pero había que determinar el sitio para ponerlas en funcionamiento "de mutuo acuerdo".

Así que cuando estas se pongan en servicio será un total de seis las paradas de taxis que tendrá el Actur. Aunque Dueso también advirtió de que "si los taxistas reclaman otro emplazamiento más no tendremos mayor problema en estudiarlo y, si existe espacio físico para colocarla, ubicarla donde nos digan".

El ayuntamiento zanja así una discusión que había puesto en pie de guerra a este colectivo, ya que consideran que, primero por las obras y ahora por las restricciones del tráfico, el tranvía les está perjudicando.