+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MOVILIDAD URBANA EN ZARAGOZA

La huelga del bus comienza sin incidencias

Los paros en todas las líneas, con un seguimiento cercano al 100%, están previstos los sábados y domingos en las franjas de 8 a 10 y 20 a 22 horas

 

Una parada del autobús en el paseo Independencia. - NURIA SOLER

Ignacio Martín Ignacio Martín
20/02/2021

Los paros parciales en el autobús urbano de Zaragoza han comenzado de 8 a 10 de la mañana con un seguimiento de casi el 100% entre los trabajadores y poca influencia sobre los usuarios, aunque en algunas líneas de menor afluencia sí se ha notado el incremento en los tiempos de espera. No obstante, no ha habido problemas reseñables ya que, además, el servicio mínimo fijado por el ayuntamiento para los sábados por la mañana es del 61%. Las interrupciones temporales del servicio seguirán el sábado por la tarde (20.00 a 22.00 horas) y el domingo en los mismos horarios.

Desde el comité de huelga de Avanza, la empresa privada que se dedica a la explotación del servicio público de autobús urbano en la ciudad de Zaragoza, han informado de que el seguimiento del paro en la empresa "ha sido del 100% en el taller y del 94% entre los conductores".

El Ayuntamiento de Zaragoza ha fijado un servicio mínimo los sábados del 61% para la franja horaria de la mañana y del 46% en la de tarde-noche. Los domingos se establece un servicio mínimo global del 53% para el paro matinal y del 52% para el vespertino. El decreto especifica que las expediciones iniciadas a la hora de inicio de los paros realizarán su trayecto completo hasta el final de la línea.

Este viernes se celebró una reunión en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA) "y pese a los intentos para ir cerrando acuerdos que hicieran posible la desconvocatoria de los paros y continuar la negociación del convenio, la actitud de la empresa los ha echado por tierra", han afirmado desde el comité de huelga, que ve insuficiente las propuestas de la empresa, "que sigue muy distante de lo que reivindicamos los trabajadores y solo recoge un 20% de los artículos de nuestra propuesta, planteándonos bajarnos el sueldo para el año 2021 un -0,5%".

"Con esta actitud difícilmente se puede lograr un acuerdo cuando la empresa introduce al final de su documento su intención de propuesta de cierre de convenio, dejándose además sin negociar, puntos importantes como es la jornada, los descansos del taller, la antigüedad, inicio y final de jornada, etcétera.
También le hemos planteado ir cerrando puntos, para avanzar en la negociación, y hemos empezado por el manual de Uso SAE, donde reivindicamos regular los días para escuchar las grabaciones e incluir este texto como forma de actuar ante la indisposición de un trabajador que está prestando servicio en la calle", ha explicado Javier Anadón, presidente del comité de Avanza, que incide en que la empresa "se sigue negando a aceptar el texto sobre protocolo de indisposición, aunque ha presentado una propuesta alternativa que no nos ha satisfecho porque quiere dejar la responsabilidad de tomar la decisión al conductor y, además, no acepta la asistencia de un inspector, ni llamar al 112 y también se niega a la presencia del servicio médico de la empresa".

"La dirección de Avanza provoca a la plantilla y juega nuevamente a marear la perdiz con las peticiones de los trabajadores", asegura tajante Anadón, que rechaza la actitud que la empresa mantiene. "Su actuación se debe a la falta de argumentación ante las propuestas de los trabajadores, prolongando el incumplimiento del convenio actual y de los pliegos de condiciones que rige la concesión de la contrata del servicio de autobús urbano".

En el resumen de la situación, vista desde el comité, "está claro que no quiere negociar bajo el principio de buena fe y ello dificulta cualquier medida por parte de este comité de aminorar los paros que se están realizando en la actualidad. A pesar de ello, le hemos planteado una nueva propuesta a la empresa, puesto que ya se conocen (de forma objetiva) los datos del año 2020, cerrarlo (con una nueva
propuesta) firmando un acuerdo exclusivo para el año pasado, y comenzar una nueva negociación a partir del presente año". 

Por su parte, la empresa lamenta que el acuerdo no haya podido producirse debido a las altas demandas  económicas que el comité sigue poniendo sobre la mesa, con planteamientos inalcanzables que  no tienen en cuenta la situación económica actual, y que utilice una vez más el enfrentamiento  y la huelga como herramientas de negociación, perjudicando por el camino a los usuarios  de un servicio esencial como el autobús.  

Avanza considera que los paros son una medida del todo innecesaria en un marco de  negociación como el actual, y constituyen una ruptura de las conversaciones que se estaban  manteniendo entre ambas partes para definir un nuevo convenio. También califica la convocatoria del comité de irresponsable, al tener lugar en medio de una crisis sanitaria, donde la limitación de aforos en el transporte público es obligatoria para prevenir los contagios, y lamenta de antemano el perjuicio que los ciudadanos puedan sufrir por causa de dichos paros.

A lo largo de las 31 reuniones celebradas, la dirección asegura "haber demostrado su disposición a consensuar el mejor convenio posible", pero considera que la actitud del comité "únicamente persigue prolongar el proceso y no evidencia intención alguna de llegar a acuerdos". Por ello le pide que reconsidere su postura y vuelva a la mesa de diálogo con voluntad real de entendimiento.

De momento, el SAMA ha citado a las partes para una nueva reunión el próximo viernes para intentar acabar con los paros del bus urbano, aunque las posturas parecen demasiado alejadas como para que se pueda llegar a un acuerdo en un día y el fin de semana que viene haya un funcionamiento habitual de todas las líneas de autobús en Zaragoza.