+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ENTREVISTA a un ABOGADO ESPECIALIZADO EN DERECHO AMBIENTAL

José Manuel Marraco Espinós: "Los ciudadanos deben reclamar su derecho al medio ambiente"

 

Marraco ha llevado casos como la defensa del ´Rainbow Warrior´ de Greenpeace. - Foto:YOLANDA LÓPEZ

F. VALEROF. VALERO 03/06/2007

José Manuel Marraco es el único abogado aragonés que figura en la guía Chambers and Partners, que anualmente publica la lista de los mejores letrados y bufetes de 175 países.

--¿Qué supone para usted figurar en la prestigiosa guía Chambers and Partners como "un abogado magnífico que lo sabe todo del derecho ambiental"?

--Ha sido una sorpresa. Yo no les dije nada ni les di mis datos. Me he enterado por casualidad de que figuro en su lista. Pienso que es el resultado de trabajar para Greenpeace desde hace más de quince años.

--El martes, 5 de junio, es el Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Cómo lo va a celebrar?

--El Colegio de Abogados de Zaragoza tiene previsto organizar una conferencia, a las siete y media de la tarde, sobre el tema El acceso a la justicia en materia ambiental. Pienso que es una buena ocasión para que el público se informe de sus derechos en lo concerniente a la defensa del medio ambiente.

--¿En qué se va a hacer hincapié este año?

--Este año el tema central son los océanos, pero también se va a dedicar mucha atención a la participación de los ciudadanos en las decisiones ambientales. Para ello hay que incidir en el derecho a la información y a la educación de la opinión pública, como recoge el Convenio de Aarhus, que se firmó en 1998, aunque España no lo ratificó hasta el 2004.

--En su opinión, la formación de los ciudadanos es la mejor herramienta para combatir los desmanes contra la naturaleza.

--Así es. La información debe sustituir a la reacción de alarma, pues es la forma más adecuada para adoptar soluciones concretas. La gente debe saber que los problemas ambientales afectan a toda la sociedad y que, por lo mismo, todos debemos participar para encontrar una solución. Por ejemplo, hace poco se ha ha sabido que más de 6.000 voluntarios del Prestige sufren de problemas respiratorios, y que un hostelero ha sido castigado a varios años de cárcel por contaminación acústica. Son casos que revelan hasta qué punto el medio ambiente concierne a todos.

--¿Cuál es la mayor preocupación en temas ambientales?

--Lo que más preocupa actualmente es el cambio climático. Y el papel de los ciudadanos ha de ser el de exigir a los gobernantes un compromiso y unas actuaciones concretas contra ese riesgo. Pero para ello hace falta una mayor concienciación que solo se consigue mediante la información y la formación de la opinión pública. Los ciudadanos deben reclamar su derecho al medio ambiente.

--Pero a menudo, como pasa con el auge del ladrillo en España, las movilizaciones populares no sirven para nada o llegan tarde.

--Cuando todo falla, el Convenio de Aarhus recoge el derecho a la justicia. Si no se cumple la legislación deben intervenir los tribunales. Pero las leyes no solucionan todos los problemas. Por eso hay que fomentar la conciencia del daño que se está haciendo, ya sea por el urbanismo salvaje, los gases de efecto invernadero o las antenas de radiofonía.

--¿Existe una mayor concienciación ciudadana a raíz de casos como el del Prestige?

--Ha avanzado, pero debe avanzar más. Con todo, ha habido importantes cambios legislativos, desde la Constitución de 1978 hasta el Código Penal, que ya en 1983 incluyó el delito ambiental. Además, recientemente, se ha creado la figura del fiscal de delitos de medio ambiente. El problema es que, al mismo tiempo, también han crecido las amenazas a la naturaleza y la degradación del planeta.