+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ENTREVISTA

Stelian Oancea EMBAJADOR DE RUMANIA EN ESPAÑA : "Tenemos mucho en común"

 

F. V. L.F. V. L. 15/10/2004

FORMACION ESTE FISICO DE 56 AÑOS APRENDIO ESPAÑOL EN LOS AÑOS 60 Y REALIZO UN POSGRADO EN RELACIONES INTERNACIONALES.

CARRERA TRAS ENTRAR EN ASUNTOS EXTERIORES, VINO A ESPAÑA EN 1997.

--La inmigración rumana hacia España no para de crecer.

--Así es. Unos vienen por simple azar y otros por el efecto llamada. Tienen amigos y parientes que han probado fortuna en España, les ha ido bien y luego, cuando vuelven a Rumanía comentan que aquí se encuentra trabajo.

--España goza pues de buena imagen entre los rumanos.

--España despierta una enorme simpatía en mi país. Los inmigrantes que vuelven dicen que los españoles son buena gente y esa imagen positiva, unida a los desajustes económicos en un país que sale del comunismo, explican que la emigración hacia España esté en fase ascendente.

--¿Por qué tantos rumanos eligen España para trabajar?

--Rumanía y España tienen mucho en común. Son dos países latinos, cristianos y con idiomas semejantes. Además, los rumanos se sienten bien tratados aquí y, a su vez, tienen mucho que ofrecer: una buena preparación técnica y un buen nivel cultural.

--Muchos de sus compatriotas se instalan en Aragón.

--Es una realidad fácilmente constatable, pero lo cierto es que los rumanos se están afincando en todos los rincones de España. Aragón es conocido en nuestro país, aunque creo que muchos de los inmigrantes no están familiarizados con las diferencias regionales en la tierra que los acoge.

--¿Qué perfil tiene el inmigrante rumano?

--Es gente sufrida, que viene en busca de una vida mejor para ellos y sus hijos. Es una emigración que se produce por razones económicas, aunque también vengan intelectuales, ingenieros, investigadores y universitarios.

--¿Se hace algo en Rumanía para evitar la sangría migratoria?

--Es imposible impedir que la gente salga. Para reducir el fenómeno habría que ofrecer mejores condiciones de vida a la población, y las reformas que se hacen van en ese sentido. El proceso en que nos hallamos inmersos acarrea cambios profundos y costosos que tiene que soportar el ciudadano de a pie. Y lo cierto es que, aunque la economía progresa, una capa importante de la población vive peor que antes, bajo el régimen comunista.

--¿Cómo va la negociación entre Rumanía y la Unión Europea?

--Confiamos en ser miembros de pleno derecho de la Unión Europea en el 2007. Con la entrada en la UE, mejorará el nivel de vida y muchos emigrantes regresarán.

--En España se asocia a parte de la inmigración rumana con la delincuencia.

--Al salir del comunismo y abrir nuestro país a Europa nos llegaron cosas buenas y también malas. Ahora los delincuentes salen de Rumanía y se instalan en otros países, donde continúan sus actividades ilegales. Es un problema que nos preocupa, aunque la criminalidad rumana está relacionada más bien con la prostitución y la pequeña delincuencia, principalmente los delitos contra la propiedad.

--¿Qué hace Rumanía para frenar la exportación de la criminalidad?

--Hay una colaboración permanente entre los ministerios de Interior que permite la expulsión y entrega de los delincuentes y los ilegales.