+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DESAPARICIÓN EN ZARAGOZA

Virgilio Jiménez se perdió tras coger un bus urbano

Su familia realiza batidas en la huerta de Miraflores y en los Pinares de Venecia. La última vez que alguien le vio fue en la avenida San José con Tenor Fleta

 

Cartel en la fachada de un establecimiento de la calle Don Jaime I en el que se pide colaboración ciudadana. - JAIME GALINDO

L. M. GABÁS
02/12/2019

Virgilio Jiménez, el zaragozano de 75 años que desapareció el pasado sábado, continúa en paradero desconocido. Sus familiares y amigos, a través de su hijo Patxi, hacen un llamamiento a la ciudadanía para tratar de encontrarlo con la mayor brevedad posible, ya que padece una enfermedad cognitiva.

Una búsqueda que está realizando el Grupo de Desaparecidos de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, ayudados con un helicóptero, junto a los seres queridos de este hombre que ayer llegaron a realizar una batida por la zona de la huerta de Miraflores y Pinares de Venecia. «También vamos a mirar por los alrededores de la carretera de Castellón, no sabemos dónde está, pero trabajamos con la última información de dos testigos que le vieron en la avenida San José con Tenor Fleta», destaca su hijo. Casualmente, a tres minutos de su vivienda, si bien el estado de desorientación le impidió llegar.

Fueron dos personas diferentes las que señalaron no solo que lo vieron, sino también que conversaron con él. Fue sobre las 16.00 horas del pasado sábado y esos testigos eran nada menos que dos antiguos clientes del bar La Quiniela, que regentó durante 42 años Virgilio Jiménez.

Unas informaciones que se añaden a la investigación que realiza el Cuerpo Nacional de Policía que pudo geolocalizarle, gracias a tener activado esta opción del teléfono móvil, en la zona entre el Tercer y Cuarto Cinturón. Pudo ser cuando cogió el bus urbano de la línea 25 hacia el barrio rural de La Cartuja, si bien, por las horas y las declaraciones de los testigos, este hombre volvió al casco urbano.

Virgilio Jiménez acude cada día al centro de día que se encuentra cerca del centro de especialidades Pedro Remacha. Va con tres euros, el DNI, la tarjeta del bus y el móvil. Solía llamar a su mujer a la salida. El sábado lo hizo, le dijo que iba en el autobús, pero no llegó a la parada.

Este hombre tiene 75 años, pelo blanco y viste un chaquetón azul marino y vaqueros. Tiene costumbre de ir con las manos unidas por detrás de la espalda y ligeramente cabizbajo.