+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La 18ª jornada de la Liga EndesaBALONCESTO

Vuelo y aterrizaje

Sanikidze puso ganas e intensidad en todas sus acciones y protagonizó la jugada más espectacular del partido junto a Roll

 

Sanikidze vuela hacia el aro rival durante el encuentro de ayer. - Foto: CHUS MARCHADOR

R. MACHÍN
03/02/2014

El vuelo de Sanikizde para recoger un pase de Roll desde el centro de la pista y machacar el aro del Bilbao Basket en el último cuarto puso a la grada de pie y será sin duda una de las jugadas de la jornada. Son de ese tipo de acciones que hacen más barato el precio de una entrada, de las que recuerdan que la efectividad no tiene que estar exenta de belleza y espectacularidad, de las que, ya se ha dicho, levantan a todo un pabellón en una explosión de alegría porque, entre otras cosas, el público sabe que acaba de ver algo único. Pero ayer hubo otro momento en el que Sanikidze fue ovacionado: cuando falló su quinto tiro libre.

No solo no es contradictorio sino que se entiende como la reacción más normal del mundo. El aficionado valora, y mucho, esas acciones sobresalientes, los mates, los tapones, los alley-oops. Ahora bien, lo que de verdad agradece el seguidor de un equipo, lo único que exige siempre a sus jugadoers, es un esfuerzo completo, una entrega total. Y ayer Viktor Sanikidze fue una buena muestra de ello. Puso intensidad, puso ganas, corrió de arriba abajo, fue el máximo reboteador del equipo, recuperó balones, salió a la contra y resultó decisivo para que el triunfo no se escapara de Zaragoza con un robo cuando el Bilbao se puso a cuatro que acabó en antideportiva.

El georgiano, que por su condición de único cuatro de la plantilla ha de ser una pieza clave, demostró ayer que puede ser un currante y puede ser efectivo, que puede estar sin que se le vea y luego protagonizar la jugada que se va a quedar en la retina de todos. Un jugador que incluso pide perdón por mala mañana desde el tiro libre. "Personalmente creo que he jugado bien aunque siento lo de los tiros libres. Pero he tenido una buena actuación. He tratado de jugar duro atrás, porque en ataque puedes fallar tiros, pero atrás siempre tienes que jugar duro. Estoy contento por mi trabajo, pero siempre se puede mejorar", dijo tras el partido.

Para el georgiano, la clave estuvo atrás. "Era un partido muy importante para nosotros porque queremos ponernos en una buena posición para disputar el playoff. Creo que hemos estado muy bien en defensa y esa ha sido para mí la clave. Hemos estado muy concentrados y muy mentalizados en el trabajo atrás. Si jugamos de esta manera conseguiremos buenos resultados seguro". Así sea.

 

Noticias relacionadas