+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA OTRA MIRADA

Dos de un solo golpe

  • &
  •  

    Zapater y Toledo se abrazan al final del partido tras la victoria. - Foto:CARLOS LAGO

    S. VALEROS. VALERO 23/12/2004

    En un escenario difícil, por muy mal que esté el Deportivo, que lo está y mucho, y en un momento de crisis, el Zaragoza dio un puñetazo en la mesa, un golpe en toda regla para poner fin a dos rachas negativas que pesaban más que una losa. De un lado, la victoria puso fin a una racha de siete jornadas consecutivas sin ganar. De otro, acabó en Riazor con la sequía como visitante en esta Liga, donde el equipo aragonés no había estrenado el casillero de triunfos tras ocho partidos. Ganar siempre sabe a gloria, pero ayer al conjunto de Víctor le supo a mucho más cuando el calendario ya empieza a desgranar desde hoy el parón por las vacaciones de Navidad.

    Desde el 31 de octubre no lograba ganar el Zaragoza en la Liga --sí lo hizo en la UEFA ante el Dnipro--. Aquel día goleó al Sevilla y se situó en zona Champions con una cuarta plaza que hacía impensable una caída tan grande. Pero ésta llegó, en siete jornadas seguidas, con tres puntos sobre 21 posibles y una decadencia futbolística manifiesta. Tres empates, todos a domicilio, ante Atlético (1-1), Valencia (0-0) y Osasuna (2-2) y cuatro derrotas --Mallorca (0-1), Espanyol (0-1), Numancia (2-1) y Athletic (0-2)--, dibujaron un sombrío panorama, agravado por el conflicto de las primas, pero en Riazor se hizo de nuevo la luz. Y de qué manera.

    También eran descorazonadores los números a domicilio hasta ayer. El Zaragoza, que empezó ganando un título, la Supercopa, en Valencia, estaba teniendo su hándicap lejos de La Romareda. Cuatro puntos, con empates en Mestalla, el Calderón --en estos dos partidos mereció algo más--, Pamplona y Málaga, sobre 24 posibles sumaba antes de saltar al campo gallego, ya que había caído en Soria, Villarreal, Santander y el Camp Nou. Necesitó hacer el Zaragoza tres goles --los mismos que en Olomouc (2-3) y en el feudo che en la Supercopa (1-3), sus dos anteriores triunfos fuera--, pero el maleficio liguero a domicilio cayó por fin. También acabó la mala racha de las últimas jornadas. Y es que el Gordo zaragocista estaba en Riazor.

     
     
    Escribe tu comentario

    Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
    Accede con tu cuenta o regístrate.

    Recordarme

    Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

    Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla