+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA GRAN FIESTA ESCOLAR

Fin de curso con récord en Coras

Un total de 104 niños han formado parte del VII Campus de Balonmano Pablo Hernández

 

Gran ambiente 8 Los niños, antes de comenzar el campus. - JOSÉ MIGUEL CALVO

R. MARTÍ
23/06/2018

Con el final de curso llega una cita tradicional en el colegio de Corazonistas. Es el Campus de Iniciación al Balonmano Pablo Hernández, que ha alcanzado la séptima edición. Este año ha batido su récord y ha contado con 104 niños. «Recuerdo que el primer año tuvimos 66 niños y el año pasado alcanzamos los 90», dice Sergio Durban, el delegado de la sección.

Son chavales desde los 4 a los 12 años que se lo pasan pipa a pocas horas de que comiencen las vacaciones. De toda esta base se alimenta una de las canteras más importantes de Aragón. Este campus es la guinda de una temporada en la que los resultados en Corazonistas han sido buenos. «Tenemos 13 equipos masculinos y un total de 187 jugadores. Este año no nos podemos quejar. Hemos ganado el título cadete y hemos sido subcampeones en la categoría juvenil».

Desde el lunes y hasta el viernes se celebró el campus. Los chavales se repartieron entre las canchas cubiertas de baloncesto y de balonmano y los tres campos al aire libre del colegio. Los niños comenzaban las sesiones a las cinco de la tarde y acaban a las siete. Entre medias merendaban. Los niños de 4 a 8 años no conocen el balonmano. «Los introducimos con juegos sin balón, juegos con balón y después se aumenta la dificultad», explica. Los chavales de 7 a 12 años ya juegan en campo grande. «Se incidía más en la tecnificación, realizar contragolpes por la banda. Es una actividad más específica», indica.

El campus se adaptó al estilo de juego que quiera Coras. «Es el contragol, salir en velocidad tras un gol». El campus contó con la labor de 24 entrenadores que rotaban con los diferentes grupos de edad. Entre ellos estaban los jugadores de los equipos cadete. Los entrenadores estuvieron coordinados por Félix Latre, Pablo Hernández, Mari Ángeles Pablo y Sergio Durban. El campus se organizó en honor a Pablo Hernández. «Fue cuando decidió dejar el Balonmano Aragón. Es nuestro santo y seña y ahora Pablo supervisa todas las edades». El último regalo en la tarde de ayer fue una foto-póster con los cien niños dedicado por Hernández.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla