+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Roland Garros

Nadal: "Es un sueño imposible"

El tenista balear, exultante, admite que "hace relativamente poco" ni siquiera sabía si iba a poder competir en París

 

Rafa Nadal celebra el triunfo en la final de Roland Garros. - REUTERS / VINCENT KESSLER

JAUME PUJOL-GALCERAN
09/06/2019

Después de 12 triunfos sobre el polvo de ladrillo de Roland Garros, las muestras de felicidad y agradecimiento de Rafa Nadal podrían parecer ya un ritual algo vacío de contenido, pura formalidad. Pero año tras año, el tenista balear encuentra una motivación particular, un argumento que sirve para otorgar a la victoria un significado especial. Y esta vez, aparte de la bestialidad que supone llegar a la docena, el factor que magnifica el logro era ese titubeante inicio de la temporada de tierra batida que hizo surgir las dudas en el entorno de Nadal.

"Hace relativamente muy poco, no sabíamos siquiera si podríamos estar compitiendo aquí, y por eso tener ahora este trofeo significa muchísimo para mí", relató el manacorí justo después de superar al austriaco Dominic Thiem en cuatro sets. "Es algo verdaderamente increíble, un sueño imposible. Yo no puedo explicar lo que siento", añadió.

Nadal reconoció que los primeros torneos de tierra de la temporada "no fueron buenos", pero no tanto por los resultados como por su estado "emocional y tenístico". "No ganar no es un drama", subrayó, para destacar a continuación que lo importante es "aceptar los incovenientes que suponen los problemas físicos y trabajar para superarlos". En este sentido, el tenista español apuntó que para él fue importante ir llegando a las rondas finales en Montecarlo, en Barcelona y en Madrid y "ser capaz de no perder partidos tontos". En ese proceso, la victoria en el Masters de Roma supuso un punto de inflexión. "Fue decisiva. Ahí vimos que estábamos en condiciones. Roma tiene mucho que ver con este trofeo".

Respecto al partido, Nadal comentó que el primer set había sido "brutal" y que la clave fue ser "capaz de entender qué no estaba haciendo bien en el segundo set". Y de ahí, a su duodécimo Roland Garros. Un logro titánico. "Es algo imposible", repitió.