+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El Mundial de Francia 2019

Victoria para empezar

España suma su primer triunfo mundialista gracias a dos penaltis que remontan el tanto sudafricano

 

La selección celebra el gol de Lucía García (dorsal 17), que confirmó la victoria española ante Sudáfrica. - EFE / PETER POWELL

MAMEN HIDALGO
09/06/2019

ESPAÑA 3

SUDÁFRICA 1

Goles: 0-1, min. 25: Kglatlana; 1-1, min. 69: Jenni Hermoso; 2-1, min. 83: Jenni Hermoso; 3-1, min. 89: Lucía García.

Árbitra: María Belén Carvajal (CHI).

Tarjetas: Van Wyky Biyana. Expulsó por doble amarilla a Vilakazi (min. 60 y 82).

España: Paños; Torrejón, Paredes, Mapi León, Corredera; Torrecilla, Losada (Bonmatí, min. 45), Putellas (García, min. 73); Sampedro (Lucía García, min. 45), Caldentey y Jenni Hermoso.

Sudáfrica: Dlamini; Ramalepe, Noko Matlou, Van Wyk, Vilakazi; Jane, Biyana; Mthandi (Seoposenwe, min. 56), Motlhalo (Ndimeni, min. 52), Thembi Kgatlana; y Ode Fulutudilu.

España ratificó su miedo en la primera media hora cayendo en la trampa de Sudáfrica. Pese a que el dominio al inicio fue abrumador, las Banyana Banyana supieron encontrar muy rápido el punto débil: los espacios. El miedo sobre una derrota en el debut sobrevoló el estadio Océane de Le Havre durante ochenta minutos, pero la revolución de Lucía García y el VAR dieron un respiro a La Roja. La victoria ante Sudáfrica (3-1) encarrila la clasificación a octavos de final, donde estarán las cuatro mejores terceras de la fase de grupos. España logró así el primer triunfo de su historia en un Mundial. Y lo hizo con la zaragozana Mapi León como titular. Silvia Meseguer no jugó.

Correr hacia atrás mata a España. No es el primer partido en el que las defensas se ven vendidas ante la velocidad rival, y la entrenadora sudafricana Desiree Ellis lo había estudiado bien. Con Jane, la malaguista Ode Fulutudilu y la rapidez de Kgatlana, encontró la manera de jugar a la espalda del centro del campo español y generar dificultades la solidez de la pareja formada por Irene Paredes y Mapi León.

Con las dudas y los nervios llegó el gol sudafricano. Kgatlana encontraba el sitio ideal a la espalda de Marta Torrejón, y tras un rechace de Mapi, colocó el balón en la red. Sandra Paños, muy lejos de los palos, solo pudo rozar el esférico con la punta de los dedos. Primera jugada, primer revés.

Hasta entonces el conjunto de Vilda había tenido el control y todas las ocasiones posibles, pero ninguna de ellas clara. Mariona en chut desde la frontal, Alexia Putellas rompiendo líneas y Mapi León intentándolo con una a balón parado en una falta no crearon gran peligro para la cancerbera, Andile Dlamini, quien sí se vio sorprendida al filo del descanso por un chut lejano de Marta Corredera. En el ecuador, España dominaba la posesión pero no el marcador.

SE ESTRENA EL VAR

Al descanso llegó la revolución de la mano de Aitana Bonmatí y Lucía García, que entraban al terreno de juego en sustitución de dos veteranas, Vicky Losada y Amanda Sampedro. La atacante del Athletic dio profundidad al juego por la banda derecha, y por ahí encontró el peligro y se materializó la remontada. Junto al intercambio de bandas de Marta Corredera y Torrejón, España parecía otra.

Más verticalidad y más profundidad que llevaron a Sudáfrica a conceder dos penaltis. El primero, en una mano clara de Van Wyk que la delantera colchonera Jenni Hermoso se encargó de castigar con mucha calma, colocando el balón donde Dlamini no podía llegar. El segundo, en la primera intervención del VAR para ratificar una agresión sobre Lucía García que allanaba el camino hacia los octavos de final.

La recta final fue una sucesión de ocasiones para España, que con la realista Nahikari en el campo intensificó el ataque hasta hacer caer el tercero. Lucía García cerraba los tres puntos que marcan un inicio prometedor para el conjunto de Jorge Vilda, que con la victoria de Alemania ante China (3-1) se sitúa en primer lugar del grupo B y encarrila la clasificación para la siguiente ronda.

La primera victoria de España en un Mundial supuso una liberación para la selección. El técnico Jorge Vilda lo manifestaba así al final del encuentro, cuando reconocía que las expectativas generadas en las últimas semanas han generado una carga que durante gran parte del partido no se pudieron quitar de encima. «En la primera parte no encontramos nuestra mejor versión, pero me quedo con el esfuerzo y la reacción», explicó Vilda. «Nos hemos lanzado al ataque y hemos corregido errores. Nos hemos quitado esa mochila de la presión que era importante por todas las expectativas, todo lo que es nuevo para nosotros. Creo que hemos acusado eso para ver la España que hoy no hemos podido mostrar».