+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SOFÍA SERRANO, ACTIVISTA

«Ha habido un manejo sospechoso de los fondos al carbón»

 

La alcañizana Sofía Serrano, ayer en el Parlamento Europeo de Estrasburgo. - SERVICIO ESPECIAL

ALICIA GRACIA
17/01/2018

El Parlamento Europeo votará hoy en Estrasburgo la Directiva de Renovables. La activista Sofía Serrano, de 24 años y natural de Alcañiz, ha sido invitada por Greenpeace para seguir unas negociaciones en las que el carbón está muy presente. Esta alcañizana, que cuenta con un máster en Medio Ambiente (dimensiones humanas y socioeconómicas), realizó su trabajo final sobre el modelo alternativo de desarrollo para la cuenca minera de Teruel. Tanto para ella como para Greenpeace, la reconversión de la comarca de Andorra-Sierra de Arcos pasa por el sector agrícola y ganadero, por el turismo sostenible y las energías renovables, concretamente la eólica y la solar.

–La amenaza de cierre de la central térmica de Andorra se concreta en el 2020. ¿Cómo se debe afrontar el fin del carbón?

–El caso de la provincia de Teruel es difícil porque es un territorio deprimido social y económicamente. Tenemos malas cartas pero el fin del carbón no supone la muerte del territorio como creen muchos. En este sentido, me parece que el hecho de decir adiós al carbón abre un nuevo periodo en el que Teruel tiene la oportunidad de innovar.

–¿Existe alguna alternativa que pueda generar el mismo impacto económico que el carbón?

–Obviamente, ninguna empresa pública o privada ofrece las mismas condiciones económicas que Endesa. Yo creo que no necesitamos un Bon Àrea o unos grandes almacenes logísticos, necesitamos pymes. Los ayuntamientos tienen capacidad de influir en las cargas fiscales de los territorios para incentivar la inversión de empresas privadas.

–¿Algún ejemplo?

–Necesitamos que se siga invirtiendo en el sector sanitario, por ejemplo. Por otro lado, sería una lástima no aprovechar la innovación tecnológica con la baza de Motorland y el parque tecnológico, que está desaprovechado. En el campo del sector agrícola y ganadero también se puede hacer muchísimo más. En el plano turístico se debería implementar una política conjunta.

–¿Existe algún ejemplo europeo en el que inspirarse?

–En la zona canadiense de Ontario una central térmica se transformó en una de biomasa y los puestos de trabajo se mantuvieron. En Inglaterra, en la zona de Cornualles, se han reconvertido las zonas mineras en un paraje natural destinado a la creación artística.

–¿Por qué han fracasado los planes para reconvertir las zonas mineras de Teruel?

–Uno de los motivos es que ha habido un manejo de los fondos bastante sospechoso.

–¿Habla de falta de transparencia?

–Falta de transparencia total y absoluta. Ni siquiera el equipo que realizó el informe para Greenpeace sobre alternativas a las cuencas mineras de Andorra consiguió dar con cifras oficiales sobre el dinero que ha recibido la provincia de Teruel. Todo ha estado taponado bajo las excusas de ayudas a costes excepcionales, a cubrir costes de producción...

–¿A qué se han destinado las ayudas?

–Las pocas cifras que he podido conseguir han ido destinadas a cubrir los costes de las indemnizaciones por despido y las prejubilaciones. También es cierto que no se ha tenido ojo a la hora de invertir. La mayoría de los proyectos que han salido adelante con los fondos FITE han apostado por sectores que han resultado fallidos, como es la construcción. Ejemplos de ello son la papelera y la cementera de Andorra.

–El año pasado la térmica de Andorra produjo un 43% más de electricidad que en el 2016. ¿Cree que es necesario el carbón en casos de emergencia?

–Si tenemos en cuenta que España es uno de los países de la Unión Europea que más recursos renovables tiene (sol, agua, viento, potencial agrónomo para biomasa), el argumento de que el carbón es necesario desde un punto de vista estratégico me parece querer evitar el debate de su fin. Las renovables son más baratas y competitivas. Son ellas las que bajan el precio de la luz, no el carbón, que es importado.

–¿Cree que la térmica de Andorra cerrará en el plazo de dos años?

–A no ser que el Gobierno de España dé el dinero a Endesa para acometer la inversión para cumplir la normativa europea de emisiones, esta cerrará. No obstante, si esto se produce, la UE demandará a España y tendrá que devolver el dinero. Tampoco es la solución.