+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EDUCAR PARA EL FUTURO

David Trueba y Carlos López Otín, el "maridaje" de la ciencia y el arte

Ambos han participado hoy en una mesa redonda del programa 'Educar para el futuro 2018' en el Patio de la Infanta de Ibercaja en Zaragoza donde han hablado de la información y el conocimiento y de la educación y la sociedad, guiados por el periodista Luis Alegre

 

El bioquímico Carlos López Otín (d) y el cineasta David Trueba (i), momentos antes de participar en una mesa redonda titulada 'Educación: arte y ciencia', esta tarde en Zaragoza. - EFE / JAVIER CEBOLLADA

EFE
18/01/2018

El científico oscense Carlos López Otín, catedrático de Bioquímica en la Universidad de Oviedo, y el escritor y director de cine David Trueba han hablado hoy de educación sin caer en la tentación de separar el arte de la ciencia, al entender que ambas disciplinas conforman la cultura del conocimiento.

Ambos han participado hoy en una mesa redonda del programa 'Educar para el futuro 2018' en el Patio de la Infanta de Ibercaja en Zaragoza donde han hablado de la información y el conocimiento y de la educación y la sociedad, guiados por el periodista Luis Alegre.

El asunto a tratar, 'educación: arte y ciencia', se antojaba como un puzzle difícil de encajar, pero los dos protagonistas del encuentro han demostrado rápidamente lo contrario con sus intervenciones, y sobre todo, con sus experiencias.

No son partidarios de separar el arte de la ciencia, aunque sostienen que cada individuo debe dedicarse a sus pasiones, porque entienden estas dos disciplinas como parte de un todo, como parte de la cultura del conocimiento.

"Enviamos mensajes que parecen venir de dos mundos muy distintos pero que son convergentes", ha indicado López Otín, quien ha insistido en que todo se resume en tener la "mente abierta" para aprender cada día.

Para ilustrarlo, David Trueba ha compartido el recuerdo del día que conoció a Carlos López Otín, a quien visitó en su laboratorio en Oviedo, donde desarrolla líneas de investigación sobre el análisis funcional de los genomas.

"Entré por la puerta y rápidamente pensé que no podía decir nada, que venía solo a escuchar, y sin embargo estuvimos charlando, nos fuimos a comer y seguimos hablando en una conversación ininterrumpida", ha precisado.

Por eso, para Trueba "maridar" ciencia y arte no es difícil si las personas tienen interés por conocer lo que él otro hace.

Al hilo de esto, y en referencia al sistema educativo, Trueba ha comentado que la ciudadanía debe entender que la educación no es algo que se haga en "unas horas concretas" en un recinto "cerrado", con unos libros y profesores determinados.

"La educación es una constante" y, por eso, considera que habría que preguntarse si realmente la sociedad tiene en cuenta que los chicos no son solo estudiantes durante unas horas, sino que están aprendiendo las 24 horas del día.

"Los chicos aprenden mucho en las comidas, en los medios de comunicación, en las noticias, en el deporte, en la vida cotidiana..", ha afirmado Trueba, quien ha añadido que la "indiferencia" o la "deshumanización" de la sociedad no sólo es fruto del sistema escolar, sino de la "propia sociedad".

"A veces las familias se lavan un poco las manos en su responsabilidad con respecto a la educación de sus hijos, como si los mandaran al profesor y él los tuviera que devolver educados, cuando hay que enviarlos de casa con las orejas abiertas", ha dicho.

A este respecto, Carlos López Otín, miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, ha comentado que en esta institución se tiene la sensación generalizada de que la ciencia ha perdido protagonismo en la educación escolar, pero ha añadido que esa misma opinión la tienen también sus colegas de Humanidades.

Entonces, ¿qué ocurre?, se ha preguntado López Otín, antes de añadir que cree en una formación "integral", basada en el mérito y en el esfuerzo, que eduque de forma temprana en principios como la imaginación y el asombro, "y eso es la ciencia, pero también es el arte y la literatura".

Por último, López Otín sí ha hecho una diferenciación entre la información y el conocimiento, dos mundos que aunque se confunden fácilmente son "completamente distintos".

En un mundo conectado, este científico aragonés ha alertado de que no basta con leer mensajes breves y simples para estar informado en profundidad sobre algo.

"La información hay que aposentarla, contrastarla, ser proactivo con ella, crear tus propias ideas y eso transformarlo en un lento viaje hacia el conocimiento", ha puntualizado.

Con esta mesa redonda ha comenzado la programación de la séptima edición de 'Educar para el futuro' de Ibercaja, que busca profundizar en el campo del aprendizaje, para lo que se han programado más de cincuenta actividades que se desarrollarán hasta mayo.