+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DISTINCIÓN

Ocho premios Nobel de Literatura que sacudieron al mundo

El galardón fundado por Alfred Nobel no ha estado exento de controversias a lo largo de los años

 

El primer ministro británico Winston Churchill obtuvo el Premio Nobel de Literatura. -

ELENA HEVIA
07/10/2019

Haber atravesado dos guerras mundiales, que provocaron que no se concediera el premio en 1914, 1918, 1940, 1941, 1942 y 1943, no ha minado tanto el prestigio del Premio Nobel de Literatura como el actual cataclismo al que se enfrenta el galardón, pero no por ello ha estado exento de vaivenes. Estos solo son algunos.

1909. Selma Lagerlöff. Hasta cinco veces apareció el nombre de la autora sueca entre las nominadas porque el secretario de la Academia Carl David af Winsen se oponía frontalmente a que una mujer obtuviera el Nobel. Fue la primera de las 14 mujeres que lo han logrado. Activa feminista, solo pudo entrar a formar parte de la Academia que la había honrado en 1914 y entonces, en la progresista Suecia, tuvo que esperar todavía cinco años para poder votar en unas elecciones.

1913. Rabindranath Tagore. El Nobel quiso curarse muy pronto del pecado del eurocentrismo premiando al cosmopolita poeta indio, nacido todavía en el Raj británico, que escribía tanto en bengalí como en inglés. Tendrían que pasar 55 años para que el premio se fijara en un idioma no europeo gracias al japonés Yasunari Kawabata.

1935. Desierto. Fue el único año en el que el premio no encontró un ganador digno y eso que Miguel de Unamuno, G. K. Chesterton y el poeta Paul Valery optaban a obtenerlo, como se reveló 50 años después.

1953. Winston Churchill. Una muestra de la excentricidad del galardón fue el premio que se llevó el líder británico durante su segundo mandato como primer ministro. Sus discursos exaltados y patrióticos le valieron la distinción.

1958. Boris Pasternak. Uno de los Nobel más tristes. Forzado por el Gobierno soviético, después de que su prohibidísimo 'Doctor Zhivago' hubiera sido editado en Italia, el escritor ruso acabó rechazándolo.

1964. Jean-Paul Sartre. Despreció orgullosamente el Nobel y su abultada dotación económica porque no aceptaba ningún premio oficial que podría condicionarle intelectualmente. Hubo quien aseguró que tras la negativa hubo un ataque de celos puesto que la Academia se fijó antes (1957) en el más joven Albert Camus.

1966. Shmuel Yosef Agnón y Nelly Sachs. Ha sido el único año que ha distinguido a dos autores, esta vez exaequo, y la dotación se dividió entre ambos. El premio quedó ligado al pujante sionismo del momento ya que Agnón se había instalado en Palestina a principios de siglo y Nelly Sachs, judía-alemana, interpretó en sus escritos el destino del nuevo y conflictivo Estado.

2016. Bob Dylan. Fue un gran golpe de efecto, que dejó a lectores y amantes de la música con la boca abierta y generó un debate que todavía sigue levantando ampollas.

Agenda
Revista RedAragon

Revista RedAragon nº36 con la agenda cultural de Navidad y diciembre de 2019. Descárgala aquí o encuéntrala en más de 200 establecimientos de Zaragoza y Huesca capital.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla