+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Exposición de la semana

Prego o el conocimiento de un mundo cambiante

 

POR CHUS TUDELILLA
31/05/2015

TÍTULO: RANK AMNH

AUTOR: Sergio Prego

LUGAR: Museo de Teruel

FECHA: Hasta el 14 de junio

RANK. Stefano Tamburini, en colaboración con Andrea Pazienza, ideó el personaje de cómic Rank Xerox que apareció por vez primera en la revista Cannibale, en 1978. En España, El Víbora publicó a partir de 1980 las aventuras del que está considerado uno de los primeros ejemplos del cyberpunk. En el catálogo de su exposición en el Museo de Teruel Sergio Prego (San Sebastián, 1969) presenta a Rank Xerox: un androide nihilista ultraviolento de aspecto carnal que ha sido construido a partir de una fotocopiadora reciclada y programado para estar enamorado de su dueña Lubna, de 13 años, a quien sirve de máquina sexual e instrumento de supervivencia. Tras la muerte de Tamburini, en 1986, el robot entrará en una fase decadente cuando Lubna lo abandona por una persona carnal. En las últimas viñetas, Rank Xerox se arranca el corazón, "un racimo de válvulas mecánicas que bombean fluidos en su cuerpo, para lanzárselo a Lubna mientras sus circuitos prenden fuego consumiéndose en un amasijo de carne, plástico y metal". Del dibujo de Pazienza, Prego destaca la espontaneidad de las formas aliadas con la naturaleza fluida y orgánica de sus líneas.

AMNH. En el Museo de Historia Natural de Nueva York, Sergio Prego fijó su atención en una caja de luz que guardaba una vieja reproducción fotográfica en blanco y negro del dibujo de una orquídea, perteneciente al cuaderno de campo de una expedición a África en 1936. La irregularidad del trazo, considera Prego, notifica la existencia singular de la materialidad.

RANK AMNH Da título al proyecto de Sergio Prego en el Museo de Teruel que incluye instalaciones, esculturas y dibujos con el propósito de interrogar el espacio y naturaleza material de la escultura a partir de su concepción, distribución y proliferación espontánea en las diferentes salas del museo, abierta en todos los casos a múltiples transformaciones como resultado del proceso de manipulación al que pueden ser sometidos los objetos escultóricos. El espacio de la escultura es el del espectador, lo que le convierte en un sujeto activo necesariamente atento a los cambios que afectan a la formas y configuración de la escultura y de los dibujos.

Esculturas de lona inflada o rellenas de agua de dimensiones variables irrumpen en el espacio transformándolo. Al igual que la secuencia de esculturas articuladas de pequeñas esferas realizadas con plástico y aluminio, "racimos de válvulas mecánicas", que el artista disemina por las salas junto a la instalación de polietileno inflado que, a modo de pantalla externa, recubre la pared en la que cuelgan los dibujos basados en modelos del museo de Nueva York. La barrera protectora difumina los contornos del dibujo obligándonos a agudizar la mirada para recomponer lo que la membrana oculta: el conocimiento de un mundo cambiante.

Agenda

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla