+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La estrategia del Ejecutivo central

Sánchez pide a PP y Cs que no se dejen «embaucar» por Vox

El jefe del Gobierno da por hecho que tendrá Presupuestos aprobados en abril. El presidente defiende las garantías democráticas en el juicio del ‘procés’

 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su discurso en Parlamento Europeo en Estrasburgo, ayer. - EFE / PATRICK SEEGER

IOLANDA MÁRMOL
17/01/2019

Pedro Sánchez subió a la tribuna del Parlamento Europeo ayer caminando sobre ese fino alambre que, diría Antonio Gramsci, une el pesimismo de la inteligencia con el optimismo de la voluntad: si los nubarrones de la ultraderecha auguran un horizonte oscuro, ha llegado el momento de que Europa se movilice y recupere sus valores fundacionales para frenar una oleada regresiva. El presidente del Gobierno argumentó que, con los rigores de la crisis, la UE es a ojos de la ciudadanía más un tribunal de castigo que un lugar de cobijo y esa imagen -alega- ha espoleado el desencanto social, una desafección que han aprovechado los ultras para agitar ese coctel tan seductor como peligroso que mezcla resentimientos y miedos con la identidad «excluyente» como panacea de seguridad.

Lo traía bien aprendido. De casa, porque mientras él hablaba, Andalucía investía a Juan Manuel Moreno (PP) como presidente de la Junta, con el plácet de Ciudadanos y Vox, un acuerdo que Sánchez dice temer no tanto por el peso proporcional del partido de Santiago Abascal, sino porque las derechas se contagien de su discurso radical. Del exterior, porque, también mientras el presidente del Gobierno intervenía en la Eurocámara, el Parlamento británico seguía en convulsión tras su no al acuerdo del brexit, una decisión que, lamentó, «es una desgracia».

CANTOS DE SIRENA

En su defensa de una Europa social que proteja a los ciudadanos en lugar de amenazarlos, Sánchez pidió ante el pleno fortaleza «para resistir los cantos de sirena del autoritarismo», y reclamó, durante una -fugaz- rueda de prensa posterior, que no incluyan la retórica ultra en sus agendas. «Me gustaría que el centroderecha volviera a la moderación y a la sensatez, y que no se dejara embaucar», anheló.

A nadie se le escapa que las elecciones municipales y autonómicas del próximo mayo dibujan un mapa político especialmente fragmentado en el que partidos como el de Albert Rivera -aparentemente incómodo por la cercanía de Vox en Andalucía- podría repetir el acuerdo de la Junta o inclinarse por gobernar con el PSOE en algunos territorios. «Lo que ha pasado en Andalucía», señaló, «es una involución» porque «no se puede pactar con la ultraderecha». «Me preocupa la influencia sutil en la agenda de otros partidos políticos, es importante hacer un llamamiento para que fuerzas políticas moderadas no se apoyen en fuerzas antieuropeistas para gobernar», apeló.

Sus planteamientos levantaron aplausos en la bancada socialdemócrata y críticas especialmente duras de los conservadores, que le afearon criticar a Vox pero pactar con «independentistas, antiguos terroristas y extrema izquierda», en palabras del europarlamentario del PP Esteban González Pons.

CATALUÑA LO TAPA (CASI) TODO

 Sánchez no anhelaba especialmente ir a Estrasburgo a hablar de Cataluña, pero no le quedó más remedio. Los conservadores le reprocharon su trato con ERC y PDECat, y media docena de eurodiputados -algunos exhibían en sus escaños imágenes de los dirigentes presos- pidieron su excarcelación, de modo que al presidente no le quedó más remedio que batirse con unos y sus contrarios: explicó que la única solución que ve el Gobierno español es el diálogo entre catalanes y defendió que los líderes independentistas tendrán un juicio justo porque en España hay «democracia plena».

No dijo nada nuevo, pero tuvo que responder a múltiples interpelaciones. Expresó ante la Eurocámara que si los dirigentes están en prisión es por la «quiebra» de la legalidad tras el incumplimiento de varias sentencias del Tribunal Constitucional y por su empeño en la vía unilateral. «Defender la segregación de una parte de España es legítimo, lo que no es legítimo es la unilateralidad», respondió a una periodista que le preguntó por las garantías democráticas.

Los conservadores le reprocharon que hable de líneas rojas con los ultras y luego intente pactar los Presupuestos con independentistas. Optimista, el presidente dijo que espera tener las cuentas públicas para el 2019 aprobadas en primavera.

«Vamos a aprobar los Presupuestos en abril. Creo que los vamos a sacar», se aventuró. No aportó datos que sustenten esas expectativas, como si el Gobierno ha avanzado en la negociación con ERC y PDECat. «Fui deportista en un pasado lejano. Uno sale a ganar», zanjó.

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla