+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

INICIATIVA NACIDA EN INGLATERRA

Una campaña anima a las mujeres a no depilarse durante el mes de enero

La iniciativa, llamada 'januhairy', busca acabar con el tabú del vello femenino.Se ha expandido por países de todo el mundo como un acto de positividad corporal

 

Imágenes colgadas en sus cuentas de redes sociales por Laura Jackson, promotora del Januhairy. - EL PERIÓDICO

EL PERIÓDICO
05/01/2019

Un movimiento que promueve la aceptación del vello corporal entre las mujeres se ha puesto en marcha en Reino Unido coincidiendo con el nuevo año. Ha sido bautizado con nombre de ‘januhairy’, un juego de palabras en inglés de “peludo” y “enero”, que se podría traducir al español como 'peloenero', y anima a las mujeres a no depilarse el cuerpo durante todo el mes de enero desafiando este tabú social en un acto de positividad del cuerpo.

La idea partió de Laura Jackson, una estudiante de 21 años de tercer curso de arte dramático de la universidad de Exeter. Lo define como un experimento para que las mujeres se unan y se animen las unas a las otras para dejarse crecer el pelo. “La aceptación del vello en la mujer es aún un predicamento, se nos muestra seguras con las piernas lisas, las cejas arregladas, las axilas depiladas, como si verdadero pelo de nuestro cuerpo fuera feo y desagradable”, se queja. Y añade: “Estamos tan acostumbradas a depilarnos el cuerpo que nos sentimos extrañas con nuestro verdadero yo”.

Laura cuenta que empezó a dejarse crecer el vello mientras preparaba un largo monólogo que reflexionaba sobre la mujer en la sociedad moderna el pasado mes de mayo. “Algunas partes para mí fueron difíciles y otras me hicieron abrir los ojos sobre el tabú del pelo corporal de una mujer -explica-. Tras unas semanas, empecé a acostumbrarme y me empezó a gustar mi cabello natural, y me gustó librarme de la incómoda depilación y me sentí liberada y con más confianza en mí mismo”.

Sin embargo, a la vez que ella se sentía mejor sin la obligación de tener que rasurarse, se empezó a sentir una fuerte presión en su entorno de personas que no entendían por qué no se depilaba. “Me preguntaban si era una cuestión de pereza, pero no tenía nada que ver con eso,”, cuenta Laura. “Entonces me di cuenta de que aún nos queda mucho para poder aceptarnos los unos a los otros de una forma plena y real”, confiesa. Fue en ese momento cuando decidió engendrar esta iniciativa.

MUJERES DE TODO EL MUNDO

Laura, originaria de Kinton, en el centro de Inglaterra, creó cuentas en Twitter, Instagram y Facebook. El logo son unas piernas peludas cruzadas con unos calcetines rojos que creó un amigo suyo. El ‘januhairy’ se inspira en otras iniciativas como el ‘novembeard’, cuando los chicos en noviembre se dejan barba, o el ‘movember, cuando los hombres se dejan mostacho. De momento está teniendo un gran impacto y se están inscribiendo mujeres de Canadá, Estados Unidos, Rusia, Francia y España.

“No es una campaña de ira en contra de la gente que no ve el vello corporal como algo normal, sino un proyecto para todo el mundo para saber más sobre visión de uno mismo y de los demás”, recalca Laura. Rompe barreras sociales, normas sociales no escritas, pero, por encima de todo, es una liberación.

También ha creado un 'crowdfunding' para recabar dinero para ‘Body Gossip’, una organización benéfica que combina arte y educación para que todas las personas “puedan ver la mejor versión de sí mismos y lucir su propia marca de belleza”. Tiene un programa para niños de secundaria para ayudarles a aceptar su cuerpo tal como es, más allá de los cánones sociales.

   
1 Comentario
01

Por LIA 19:10 - 05.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Creo que ya la mujeres tiene suficiente bien amueblados su cerebros ,y son solo suficiente maduras como para no permitir ser dirigidas sobre que hacer o dejar de hacer. En las dictaduras se usa mucho eso de dirigir el pensamiento.