+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LIBIA

Los bandos en liza en Libia refuerzan sus posiciones para la batalla por el control de Trípoli

Una victoria del mariscal Jalifa Hafter le otorgaría el control casi absoluto de todo el país

 

Tropas del Gobierno de Acuerdo Nacional toman posiciones durante la batalla en Ain Zara, el pasado domingo. - AHMED JADALLAH (REUTERS)

EFE
23/04/2019

El Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) impuesto por la ONU en Trípoli y las fuerzas del Ejército Nacional Libio (LNA) bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter comenzaron este martes a reforzar sus posiciones en el eje sur en previsión de la próxima gran batalla por el control de la capital.

Fuentes de Seguridad confirmaron este martes que milicias procedentes de la ciudad occidental de Zintan, bajo el mando del señor de la guerra Idriss Mahdi, llegaron anoche a los alrededores del antiguo aeropuerto internacional para reforzar la posición del LNA de Hafter.

Las tropas orientales lograron este enclave estratégico poco después de lanzar su ofensiva sobre la ciudad el pasado 4 de abril, con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de visita oficial en la ciudad, en un claro mensaje a la comunidad internacional.

EL AERÓDROMO, CLAVE

El aeródromo, en desuso desde hace un lustro, es el pilar clave sobre la que parece asienta su ofensiva Hafter, quien pretende afianzar la posición antes que a principios de mayo empiece el mes de ayuno de Ramadán y utilizarla después para extender los combates a los barrios del norte.

Las mismas fuentes confirmaron, por su parte, que diversas unidades fuertemente armadas partieron en las últimas horas de la ciudad-estado de Misrata, situada a unos 200 kilómetros al oeste de Trípoli, para reforzar al GNA.

La carretera que conduce al principal puerto comercial del país y a la capital ha sido cerrada al tráfico al igual que todos los accesos al citado aeropuerto internacional tras una noche de pequeños incidentes armados.

INTENSA BATALLA EN AIN ZARA

El refuerzo en el frente sur se produce escasas horas después de una intensa batalla en Ain Zara y otras localidades del eje sur, a escasos 20 kilómetros del centro de la capital, que fue interrumpida por una fuerte tormenta de arena.

Pese a la dureza en algunos instantes de los duelos de artillería y las escaramuzas con armas ligeras, ninguno de los dos bandos contendientes logró avances significativos en el terreno ni reportó víctimas.

"El objetivo es asegurar las posiciones recuperadas y hacer aún retroceder más a los tropas terroristas" bajo el mando del mariscal Hafter, explicó una fuente de seguridad. "La meta es recuperar el área en torno al antiguo aeropuerto internacional de Trípoli" en desuso desde hace años y principal conquista de las tropas orientales desde que el pasado 4 de abril emprendieran el cerco de la ciudad, agregó.

SEGUNDA FASE

Responsables militares en la ciudad oriental de Tobruk indicaron, por su parte, que se trata de la segunda fase de la ofensiva sobre la capital y que el objetivo es fortalecer la posición en el aeródromo y ampliar el cinturón de seguridad que le rodea para poder usarlo como base logística.

En particular, las posiciones ya alcanzadas en el campo de Yarmuk y los distritos de Wadi Rabie, Sabaa, Aziziya y Abu Salim Y Qasir Ben Ghashir, escenarios también este lunes de duelos de artillería ligera y armas cortas.

La batalla por el control de Trípoli, que ha segado ya la vida de 246 personas y desplazado a más de 32.000, es crucial para el futuro del país, ya que una victoria de Hafter le otorgaría el control casi absoluto del país.

INJERENCIAS EXTRANJERAS

El conflicto ha servido, además, para poner de relieve la compleja red de injerencias extranjeras e intereses petroleros foráneos que padece Libia desde que en el 2011 estallara la revolución que acabó con la dictadura de Muamar al Gadafi.

En particular entre Francia, afín al mariscal Hafter, e Italia, país este último que es el principal apoyo político del GNA y uno de los socios militares de la ciudad estado de Misrata, donde tiene desplegadas tropas.

La semana pasada, el jefe del Gobierno impuesto por la ONU en Trípoli, Fayez al Serraj, se quejó de la posición de países como Estados Unidos o Rusia, que han evitado condenar a Hafter, o como Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Egipto, que apoyan decididamente al militar.