+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Decenas de rusos pueden haber muerto en un bombardeo de EEUU en Siria

Un empresario afincado en Siria revela al 'New York Times' que en el ataque contra posiciones de Asad hubo numerosos fallecidos procedentes de Rusia

 

Militares estadounidenses en la localidad siria de Manbij. - / SUSANNAH GEORGE / AP

EL PERIÓDICO
13/02/2018

Al menos cuatro ciudadanos rusos y posiblemente «varias decenas más» murieron el pasado 7 de febrero en un bombardeo estadounidense en Siria. El ataque, que tuvo lugar en la provincia de Deir Ezzor, iba dirigido contra tropas leales a Al Asad.

Según dijo entonces el Pentágono, soldados leales de Damasco atacaron posiciones de los aliados estadounidenses, las Fuerzas Democráticas de Siria. Como respuesta, EEUU bombardeó a sus rivales, causando un centenar de muertos.

Sin embargo, este martes, la historia ha dado un vuelco. El New York Times, citando a ciudadanos rusos en la región, además de grupos paramilitares del país, asegura que «decenas de rusos» parecieron en el ataque. «Fue una escaramuza. Hubo bajas muy importantes», dice al periódico estadounidense Aleksandr Ionov, un empresario ruso que trabaja en Siria «en el negocio de la seguridad».

El Kremlin, que desde 2016 va anunciando que se está retirando en Siria, ha dicho esta semana que, en sus filas, no hay ningún muerto. «Nosotros solo barajamos información que se refiere a nuestros soldados. No tenemos ninguna sobre lo que hacen otros rusos que podrían estar en Siria», ha dicho el portavoz de Putin, Dimitri Peskov.

El Kremlin, así, da a entender que hay grupos rusos privados que sí podrían estar luchando, como mercenarios, en favor del régimen de Asad. Algo que ya pasó en la guerra de Ucrania. Primero, Rusia negó estar involucrada y luego dijo que eran rusos «voluntarios o de vacaciones». Más tarde aceptaría que eran soldados regulares.

«Unos 200»
Ionov, de hecho, considera que, durante el ataque estadounidense de la semana pasada, murieron unas 200 personas. No 100, como anunciaron los Estados Unidos en un primer momento. «Es nuestra estimación actual. No podemos saber el número exacto aún. Pero lo que sí sabemos es que la mayoría eran de ciudadanía rusa. También había otros ciudadanos de exrepúblicas soviéticas», ha dicho el empresario al New York Times.

El Gobierno ruso, de momento, esquiva el tema. Putin, en menos de un mes, se presenta a unas nuevas elecciones presidenciales. Aunque ya las tenga ganadas, aceptar que rusos están muriendo en Siria, de donde, se supone, Rusia se está retirando, no le haría ningún beneficio electoral y podría debilitarle. «Si hay gente muriendo se tendría que reconocer. Se tiene que contar la verdad. La gente está enfadada y quiere saberla», dice Ionov.