+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Dobles parejas

Guillermo Santos: «No debemos asumir riesgos que no nos dejen dormir»

 

Zaragozano, zaragocista y feliz embajador de su tierra, es un importante socio de la empresa de asesoramiento financiero iCapital, única de este tipo en su ciudad, donde ahora cumple un año de la apertura de una oficina, la sexta en Espa&nti - CHUS MARCHADOR

Ignacio Martín Ignacio Martín
26/11/2018

Zaragozano, zaragocista y feliz embajador de su tierra, es un importante socio de la empresa de asesoramiento financiero iCapital, única de este tipo en su ciudad, donde ahora cumple un año de la apertura de una oficina, la sexta en España.

—¿Se avecina otra crisis económica?

—En España, no lo creo en los próximos trimestres. Estamos ya asistiendo a una ralentización de la economía global que no tendría por qué degenerar en una recesión. No obstante, en nuestro entorno más cercano europeo, los procesos electorales y la posible subida de tipos de interés del Banco Central Europeo podrían complicar las cosas.

—¿España está como siempre en el ojo del huracán político?

—Ahora mismo sí por la peculiar situación del Gobierno, en minoría y con dependencia de la extrema izquierda y de los nacionalistas. En materia económica, algunas cosas de las que hizo el Gobierno de Rajoy (reforma laboral, sobre todo) fueron buenas y su eliminación podría suponer un retroceso en la creación de empleo.

—¿Cuánto abusan los bancos?

—En materia hipotecaria es donde los bancos han sido más favorables para los intereses de los ciudadanos, gracias a una fuerte competencia y a su propia necesidad de generar ingresos. Sin embargo, en otras cuestiones, como comercialización de preferentes y otros productos tóxicos e incremento generalizado de comisiones, la banca ha sido muy negativa y opaca para el cliente.

—¿No podría controlarse mejor lo que hacen los bancos?

—El actual Gobierno ha anunciado la creación de una instancia independiente del Banco de España con capacidad de control de la actividad comercial de las entidades y posibilidad de sancionar. Es una medida acertada si bien habrá que ver cómo se coordina con la actuación del Banco de España y de los tribunales y si logra una verdadera independencia del ejecutivo y del lobby bancario.

—¿Qué necesitamos para ahorrar más?

—Primero, que se siga reduciendo el desempleo. Luego, mucho más apoyo al tejido empresarial que contrata, menos grasa burocrática y más facilidades para los emprendedores y empresarios en general, lo que generaría empleo más variado y cualificado. Eso permitiría al conjunto de los españoles incrementar la tasa de ahorro. Lo siguiente es que la buena costumbre anglosajona del asesoramiento en materia financiera empiece a penetrar en la sociedad.

—¿Asesoran lo suficiente los bancos?

—Por supuesto que lo hacen en muchas ocasiones, hay grandes profesionales. Sucede que en la actividad bancaria se producen con frecuencia conflictos de intereses que pueden acabar menoscabando el interés del cliente en beneficio de la entidad. Por ello, lo más conveniente para cualquier operación complicada como la creación de una cartera de inversión o una financiación elevada, es contar con un buen asesoramiento independiente que complemente el trabajo del banco.

—¿Cómo se ahorra en estos momentos?

—No asumiendo más riesgo del que nos puede no dejar dormir y no creer que la liquidez en cuenta al 0% es perder dinero. Es el coste de la seguridad. Los ahorradores e inversores deben asesorarse bien y ser prudentes.