+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONTRACORRIENTE

Ovidio Rodríguez: «Esta novela es un homenaje a Zaragoza y a sus ciudadanos»

 

Ovidio Rodríguez. - ANDREEA VORNICU

Escritor. De su afición por la historia de Zaragoza ha logrado sacar su novela Vidas sin firma donde a través de la vida de dos personajes anónimos recorre hechos como la visita de Albert Einstein a la ciudad o la juventud de Buñuel.

-Escoge a Maite y Manuel, dos personajes anónimos para recorrer el la historia de de Zaragoza en el siglo XX, quizá la forma de conocer de manera más objetiva ese pasado

-Si, este es el hilo conductor. Hago hincapié en su biografía personal, que es ficción, pero enmarcados en una Zaragoza que sí existió. Se les sigue a través de seis relatos cada uno con su propia trama,  localizados en distintas épocas. Cuando son adolescentes, en 1915 y 1916, y el último en 1960 cuando ya son más maduros. Se narra que tuvieron una historia de jóvenes, con la guerra civil de por medio, aunque no se describe. esto trastoca un poco su vida. Sentimentalmente cada uno lleva su camino pero se vuelven a encontrar. Es un cruce de los dos personajes en el que van viendo cómo habría sido su vida si hubieran seguido juntos.

-Son varios los momentos históricos que señala, pero ellos tienen su propia historia.

-En los relatos no aparecen siempre ambos personajes, se les menciona fugazmente pero es hacia el final de la historia cuando coinciden los dos.

-Sugiere que las interacciones que sus personajes tienen con algunos personajes como Einstein, podrían ser decisivas para el trascurso de la historia.

-El título tiene su explicación en eso, pero es el lector quien lo tiene que descubrir. Lo va intuyendo a través de los relatos pero descubrirse se descubre en la última página. Se cruzan con Einstein, con Primo de Rivera, y luego hay otros que no se mencionan directamente pero se deducen. Hay otras alusiones que el que esté más enterado sobre la historia de Zaragoza, dependiendo de la formación del lector  o de lo que le interese después buscar quizá llegue a dar con esas referencias.

-Zaragoza, durante el siglo XX fue una ciudad de cambios cómo fue el proceso de documentación?

-Es un proceso muy largo, no empezó como una novela. Siempre me ha interesado la historia de Zaragoza e incluso he hecho una pequeña investigación. Te van quedando en la memoria ciertas cosas y empiezas a pensar en esa Zaragoza que ya no está. Pensé en hacer relatos independientes, el primero, que ya conocía la historia de Einstein. La documentación estuvo más centrada lógicamente en los lugares que describo, siendo concreto con los años, por ejemplo, si un bar estaba en obras lo estaba en un determinado momento.  por ejemplo  la Plaza España aparece en la novela como Plaza Constitución, su nombre en aquel momento.

-Une ficción y realidad en una misma novela ¿en qué punto han de encontrarse para que sea verosímil?

-En general lo que ofrezco en esta novela es una posible explicación a algo que ha ocurrido o que pudo ocurrir, no es la explicación novelada de eventos que ya sabemos. Conocemos algún resultado y nunca nos hemos parado a pensar que  a lo mejor es fruto de personas anónimas que intervienen o que esa historia pudo haber sido otra.

-Un homenaje también a todos esos zaragozanos sin nombre que han  vivido en el último siglo.

-Esa es la idea del título, además de  ser un homenaje a Zaragoza y a sus calles lo es  a la forma de ser de su gente y de todas esas vidas.