+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

la espuma de las olas

Carta de amor a Cayetana Álvarez de Toledo

 

Hérules y el toro. -

Juan Postigo Juan Postigo
01/06/2020

Decía Braulio Foz en la 'Vida de Pedro Saputo' (1844) que más nos valía librarnos de los tontos, “porque tratar con ellos es lo mismo que entrar de noche y sin luz en una casa revuelta”, pero que peor aún eran los hombres agudos, aquellos que tendríamos por los más inteligentes, debido a que lidiar con su sola presencia requeriría por nuestra parte del uso de cinco docenas de sentidos (a los cuales habríamos que sumar alguno más en el caso de referirnos a gente “bizca de intención”, pues en ese caso ya no estaríamos hablando de hombres, sino de demonios).

     A la vista de los sucesos políticos a los que con asombro asistimos los ciudadanos a través de los medios de comunicación en estos días tan insólitos, no nos queda sino reconocer que, al menos en lo que respecta a Cayetana Álvarez de Toledo, podríamos habernos topado con uno de estos últimos arquetipos de personalidad de los que hablaba el maestro turolense. Da la impresión de que se trata de la figura del lobo en la fábula de Esopo, ese animal inmisericorde que hacía la vida imposible al cordero una y otra vez, sin motivo aparente y sin obtener resistencia a cambio, simplemente porque esa era la actitud con la que disfrutaba más y la que le hacía sentir completo. Es el “colérico” que nos describe Marco Aurelio en sus 'Meditaciones', aquel personaje que se mueve por el impulso de perjudicar, y que por esa razón acaba humillándose a sí mismo cuando lo que hubiera querido en cambio no es otra cosa que humillar a los demás. Es la inteligencia mal gestionada; una persona que redactó una tesis doctoral dirigida por John H. Elliott –que es como decir que te la dirigió Marineo Sículo en el siglo XVI-, pero que en cambio se muestra por sistema incapaz de manifestarse en forma humana. Un perro rabioso. Alguien que siembra y cultiva sin atender a que a aquellas semillas le vendrán sus frutos.

     No sé si esta actitud tan poco ejemplar podrá venir del ensimismamiento que debe de generar el cargo, o de eso otro que normalmente llamamos “cuna” y que de forma tan absurda hace creer a muchos que son mejores que los demás, cuando el viento se los llevará (a ellos y a sus chorradas) como a todos los demás. ¿Te das cuenta de que un día te despiertas fuerte y listo para emprender tu oficio con gran acción, y a la mañana siguiente te has transformado en un trozo de gelatina ociosa que vale para bien poco? A la señora Álvarez de Toledo yo le recetaría para su enfermedad el libro de Boecio. Allí verá cómo en el templo de Júpiter hubo dos toneles, uno lleno de bienes y otro lleno de males, cuando todo aquel que lo visitó estuvo obligado a catar ambos, sin excepción; y que entre las grandes dinastías que gobernaron las más poderosas civilizaciones de la antigüedad, también hubo casos –y no pocos- de monarcas que por su mala práctica acabaron sus días repudiados y pobres. Algo leerá de Damocles y de sus delirios de grandeza (mira arriba y verás lo que pende sobre tu cabeza). Algo se le podrá venir a la memoria de cómo acabó Sancho Panza después de haber gobernado su preciada ínsula, con lo pesado que se había puesto con esa cuestión.

     Decía Séneca que el hombre obra bien siempre que decide comportarse conforme a la razón. Una frase tan sencilla como universal. Fuerte como un martillo; una verdad inapelable. Y cuando no es posible aplicárselo, como es, me parece a mí, el caso que aquí abordamos, lo que debe tratarse por todos los medios es intentar por lo menos obedecer a eso que sentenció Pascal en el siglo XVII de que la mayoría de los males que rondaban por el mundo se habían desatado en un inicio por no saberse estar uno quieto y callado dentro de una habitación. Así pues, a callar.

     Y, en fin, poco más podría añadir a lo ya dicho. Al final no me ha salido una carta de amor (quien quiera una, que se coja a León Hebreo); y con ello no digo que Cayetana Álvarez de Toledo no la merezca. Todo lo contrario. Los estoicos, ya que los hemos ido mencionando en las líneas superiores, predicaban con el amor y pensaban que todos somos merecedores de él. Al fin y al cabo, los seres humanos hacemos cosas de seres humanos, lo mismo que las piedras hacen cosas de piedras y los limones lo que suelen hacer los limones. No debemos extrañarnos, pues, de las faltas de respeto, de la altivez, ni del mal comportamiento de esta mujer: son cosas que están dentro de la naturaleza, y por ese motivo hay que asumirlas sin más.

     Aunque una cosa es verdad también. En cierto modo, todos estamos obligados a crecer día a día, a hacernos mejores. No tendría sentido que viniésemos al mundo llorando y reclamando, y que conforme fuésemos haciéndonos mayores, continuásemos erre que erre con lo mismo. Que Álvarez de Toledo se lo meta en la cabeza, por favor, que recuerde las cualidades humanas que Epicteto tenía por más fundamentales –la sociabilidad, la lealtad, el respeto, la cautela y la inteligencia-, que pondere cuidadosamente en cuáles va mejor y en cuáles peor, y que durante el tiempo que nos queda hasta la llegada de la nueva normalidad, se ponga a trabajar en ellas, una por una y sin descanso, como en su día lo hizo el bueno de Hércules empezando por el león de Nemea y acabando por el perro del infierno.

 

 

 
 
5 Comentarios
05

Por Don Pantuflo 16:25 - 30.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues a mi esta señora marquesa me cae muy bien.

04

Por Jefazus 11:38 - 08.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Echo de menos el arte de la esgrima dialéctica, con estocadas inteligentes directas al corazón que dejan los ojos abiertos y la boca cerrada, a Cayetana se le puede culpar de que sabiendo manejar el florete con arte, utilice el garrote a lo vikingo, la que se ve en el congreso lo evidencia, pero tampoco sería justo no valorar al adversario en la misma medida, es posible que los ataques orcunos de la señora Lastra, o los flechazos envenenados del señor Echenique, provoquen que se pelee en el barro, y en tal superficie poca filigrana

03

Por Tebarray 16:12 - 04.06.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Así es, menuda banda. No obstante, el artículo no hace ninguna mención al punto de partida de toda la polémica y creo que es necesario. El calificar de forma despectiva a las personas, aunque lo elegante sea callarse y no entrar en la falta de respeto, conlleva estas situaciones. No obstante, hablando de bandas, no nos olvidemos de Iglesias, Montero, Echenique, Garzón, etc... y de algunos responsables gubernamentales de los que también se nos pueden ocurrir muchos adjetivos. El vicepresidente lleva unos días muy callado, debería analizar lo incoherente e inconsistente de sus declaraciones pasadas y presentes y su forma de actuar. Ya no engaña a nadie.

02

Por housesoftheholy 9:02 - 04.06.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

A mi también me pone la Cayetana esta, pero de mala h.....

01

Por Don Minervo 8:35 - 02.06.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Resumiendo señor Postigo, una bicharraca de pies a cabeza. Esta marquesa representa fielmente lo que es el PP en la actualidad. Hay que aplaudir a Aznar por haberse rodeado de gente tan válida, educada y honesta como el masterizado, la marquesa, el ingenioso Teodoro, la sin par Ayuso y ese nutrido elenco de super políticos que tiene el PP. Menuda banda.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla