+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

GP DE VALENCIA DE MOTOCICLISMO

El turco Oncu, con 15 años y 115 días, ya es el ganador más joven

El ganador de la Red Bull Rookies Cup, invitado al GP de Cheste, hace una exhibición sobre la pista mojada Un arrollador Oncu sustituye al británico Redding como el vencedor más joven de la historia del motociclismo

 

El turco Can Oncu celebra su victoria y récord en el podio de Cheste (Valencia). - MIGUEL LORENZO

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
18/11/2018

La mañana del día que no debía ocurrir nada especial pues los tres títulos mundiales de la temporada ya estaban decididos a manos de Jorge Martin (Honda, Moto3), Peco Bagnaia (Kalex, Moto2) y Marc Márquez (Honda, MotoGP), se produjo una de las noticias más importantes de la historia del motociclismo, con casi 70 años de carreras, cuando el joven turco Can Oncu, nacido en Alanya (Turquía), de padre turco y madre noruega, se convirtió en el piloto más joven de la historia en ganar un gran premio, con solo 15 años y 115 días, a los mandos de una de las KTM oficiales de Moto3.

MELANDRI, REDDING Y ONCU

Oncu se convirtió en el primer debutante que gana, en el tercer piloto que, con solo 15 años, triunfa, pues antes lo hicieron el italiano Marco Melandri y el británico Scott Redding, que, hasta hoy, en Cheste (Valencia), era el chaval más joven en ganar un GP, cuando, hace exactamente, diez años, en Donington ganaba la carrera (en la que Marc Márquez también se subió al podio), con 15 años y 170 días, es decir, 65 días más que Oncu.

Oncu ha podido ser uno de los pilotos invitados en el último gran premio de esta temporada con menos de 16 años porque, al cambiarse la norma, todo campeón de la Red Bull Rookie Cup, la competición de jóvenes más importante, recibía como premio (si le concedían esa oportunidad) de poder participar en el Mundial de Moto3, cosa que Oncu ha sabido aprovechar, convirtiendo a su país, Turquia, en el n 29 que consigue una victoria en el campeonato, liderado por Italia y España en números de victorias.

Bueno, no sé qué decir, no tengo palabras, estoy demasiado emocionado, no solo por mí sino por mi familia, mi equipo, KTM, la compañía Dorna, organizadora del Mundial, que tanto nos ha ayudado a mi hermano (Dennis) y a mí, pues es un día maravilloso que no podía imaginar, comentó Oncu al bajarse del podio ante los micrófonos de Movistar MotoP TV. La verdad es que, en la última vuelta, me he llevado el susto de mi vida, pues había una zona húmeda que no había visto y la moto me ha patinado de detrás y, de verdad, ha sido un auténtico milagro que salvase la caída, lo que hubiese sido una auténtica lástima después de la gran carrera que había hecho.

En efecto, Oncu, que salió como una bala detrás de los italianos Marc Bezzecchi (KTM) y Tony Arbolino (Honda), que partía desde la pole position, se aprovechó de los errores de los dos azzurri que acabaron en el suelo. Arbolino, que tenía la carrera totalmente dominada, controlada, con Oncu a más de tres segundos de distancia, perdió la oportunidad de su vida de ganar y le ofreció la victoria en bandeja a Oncu, que no dejó de ser veloz en ningún momento de la carrera, provocando la desesperación, especialmente, de su hermano mellizo Deniz y de su jefe de equipo, el finlandés Aki Ajo, precisamente el jefe de Marc Márquez cuando el nen de Cervera se proclamó campeón del mundo de 125cc con Derbi.

La familia más feliz

Sí, sí, ya vi que tanto mi hermano como Aki se asomaban, en las últimas vueltas, al muro para pedirme calma y que fuese más lento pero, la verdad, yo no estaba haciendo nada especial, no iba forzado, iba cómodo y estaba controlando la carrera desde las pantallas de televisión, señaló el joven turco, que provocó una de las ovaciones más grandes que se han producido a lo largo del presente año tanto en el circuito, como en la sala de prensa y en el paddock del campeonato, ya que estamos ante una familia estupenda.

La carrera, que acabó con Jorge Martin (Honda), el campeón, en segunda posición y Jaume Masià (KTM), en sexta posición y con el título de rookie de la temporada, vio, por vez primera, como un piloto nacido en este siglo se hacía con la victoria, convirtiéndose en el octavo vencedor distinto de la temporada.

Quienes conocen bien a Can Oncu cuentan que no es ni la mitad de veloz en seco que en mojado, habiendo ya realizado algunas exhibiciones espectaculares sobre el agua, como el pasado año en Austria o, más recientemente, en el Campeonato de España de Velocidad (CEV Repsol), donde ni siquiera marcha entre los mejores clasificados.

Yo solo puedo decir que hoy a Oncu se le veía muy, muy, seguro en la pista, sin cometer un solo error, bueno, al final he visto que se ha llevado un gran susto, pero ha hecho una carrera impresionante y, sí, era imposible cogerle, comentó, feliz, Martin, que ha celebrado el impresionante doblete conseguido por el equipo del excampeón italiano Fausto Gresini, que, al título del joven madrileño, ha añadido hoy el subcampeonato de Fabio Di Giannantonio.

Y bajo el podio quien más feliz estaba era Deniz, el hermano de Can, que desde el primer momento sabía que iban a ganar, porque siempre habla en plural. No, no, no lo hemos comentado antes de la carrera pero, sabiendo que la pista estaba mojada y que, posiblemente, llovería, yo sí he pensado que Can, que es muy bueno en mojado, podía dar la sorpresa, señalaba el joven piloto turco. Por eso al final le he pedido calma, aunque no me ha hecho ni caso, ya que ha rodado todas las vueltas muy rápido. Y, sí, ese susto en la curva 6 por poco me meta.

Y ahí, a pie de podio, la familia Oncu recibió la felicitación, no solo del francés Johan Zarco, sino también, también, del heptacampeón del mundo Marc Márquez, que acudió, feliz, a celebrarlo con sus amigos.

Moto 3: 1. Can Oncu (KTM), 43 minutos 06.370 segundos; 2. Jorge Martin (Honda), a 4.071 segundos; 3. John McPhee (KTM), a 6.130 segundos; 4. Fabio Di Giannantonio (Honda), a 12.897 y 6. Jaume Masià (KTM), a 21.984 segundos.