+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Una cosa de locos

Enrocados

 

Fran Osambela Fran Osambela
30/06/2019

Darse tiempo no es lo mismo que enredar con los tiempos o, lo que es peor, perder el tiempo. Las generales del 28-A dejaron un resultado apretado pero claro. No cabían grandes bisagras poselectorales porque excepcionalmente los bloques se habían definido y expuesto previamente, con el escoramiento de Ciudadanos a la derecha y un Sánchez que dos días antes no veía problemas en que Unidas Podemos entrara en un entonces hipotético gobierno del PSOE. Los cimientos ya estaban puestos con los acuerdos de la moción de censura que le llevó a la presidencia, el diseño de unos presupuestos finalmente no natos y una campaña en la que mutuamente no se pisaron las mangueras.

Puede comprenderse que el siguiente mes se dedicaran a las municipales y autonómicas, y que tras el 26-M todo sucedería de manera rápida: cuestión de ajustes donde lo programático tendría más peso que los egos; lo social antes que lo particular. Después de todo, su posibilidad de gobernar venía dada por la extraordinaria movilización en las urnas de ese sector social más proclive a desilusionarse si no ve resultados y determinación. Pero obviamente este factor no se está teniendo en cuenta. El tiempo corre hacia atrás y cada día se ve más lejos la investidura porque sus protagonistas han optado por regresar a las estrategias de salón: el juego de la gallina o el equilibrio de Nash son modos de evitar lo problemático sin asumir los riesgos inherentes a la responsabilidad de Estado a la que se presentaron.

Forzar la repetición de las elecciones supondría volver a manchar la democracia española de incompetencia y egoísmo, aunque ya el hecho de estirar un posible acuerdo hasta septiembre es un enorme fracaso. Ni la ciudadanía ni el futuro del país pueden esperar. Voces como la del economista Juan Torres López advierten de la oportunidad que se puede perder en un momento favorable para atraer nuevas fuentes de riqueza y de transformación relativas a las energías renovables, la inteligencia artificial y la digitalización, entre otras, algo en lo que también incide la patronal y su presidente Garamendi.

En Dinamarca las elecciones fueron el 5 de junio. En apenas tres semanas, cuatro partidos se han puesto de acuerdo y han suscrito un documento de 18 páginas que debe marcar la agenda de gobierno de la socialdemócrata Mette Frederiksen. Nada que añadir. Hay comparaciones que antes que odiosas son ilustrativas. *Periodista 

   
2 Comentarios
02

Por Proscrito 10:00 - 30.06.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Lo peor es que el electorado que le dió el triunfo a pedro Sanchez está siendo olímpicamente ignorado y vapuleado, y NO, la culpa no es de Podemos ni de el " canalla " mediatizado Pablo Iglesias, por mal que nos caiga. . .señores, es el poder económico , el gran poder el que está maniobrando en la sombra ( o no tanto ), y estoy casi seguro que hay una lucha cerrada entre dos facciones del Ibex . . .pero esas cosas de las que nunca nos informan ni nos enteramos, están pasando desapercibidas ( o no tanto ) . . .

01

Por Don Minervo 9:30 - 30.06.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Tenemos dos líderes especialmente que son Rivera e Iglesias que la política para ellos significa alimentar sus enormes egos constantemente. Estos hace no mucho hablaban de la nueva política, que gracia.