+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

‘Inconfortmistas’

Europa ha decidido seguir en la zona de confort gracias al acuerdo del fondo de recuperación económica

 

‘Inconfortmistas’ -

‘Inconfortmistas’ -

José Mendi José Mendi
26/07/2020

Si usted está leyendo tranquilamente este artículo ahora, posiblemente esté disfrutando de su zona de confort. Así que mueva el culo y haga algo productivo. Disculpe el tono, pero quiero que sea feliz por muy a gusto que esté con esta lectura. Seguro que algo de esto le suena o le han contado. Forma parte de la llamada psicología positiva que nos satura con bonitas frases de motivación y llena las bibliotecas de libros de autoayuda. Todos ellos tan vacíos como el celofán que envuelve los falsos consejos de superación. No contentos con pedirnos que hagamos lo imposible, y persigamos nuestros sueños hasta que se conviertan en pesadillas, ahora nos quieren demostrar que si estamos relativamente a gusto y tranquilos, es que nos hemos acomodado en la seguridad de nuestro confort. Y eso no puede ser. La habilidad de este tipo de enfoques es que siempre deja la responsabilidad de lo que ocurra en manos de quienes necesitan ayuda y no de quienes deben aportar soluciones. De esta forma jamás me equivocaré con mis pacientes como profesional de la psicología. Siempre serán ellos y ellas los que no habrán hecho lo suficiente, ni habrán sido todo lo positivos que debieran. Este tipo de mensajes intenta ahormar nuestro comportamiento personal y social a las nuevas condiciones de vida y de trabajo en las que nos desenvolvemos. De este modo ni el sistema ni el entorno son responsables de lo que pasa. Todo se debe a su escaso nivel de sonrisa y positivismo. Es la teoría ideal del capitalismo y neoliberalismo, en materia mental, que nos impone la autoexplotación, sin complejos. Si encima es usted un comodón que ha convertido su zona de confort en un sofá placentero, sepa que es un fracasado. Feliz, pero fracasado al fin y al cabo. Vivir con un grado de control del riesgo no significa mantenerse en la rutina. Disfrutar de la monotonía del día a día, saboreando la normalidad, no tiene nada que ver con apoltronar nuestra existencia. El confort se construye con esfuerzo permanente. Es un camino que nos permite disfrutar de la meta a cada paso que damos. Valoramos opciones, escogemos alternativas y disfrutamos y sufrimos sabiendo lo que depende de nosotros y lo que no está en nuestras manos. Nuestro confort es el equilibrio de la realidad con el control que tenemos de la misma. En esto sí que podemos hacer mucho desde la psicología científica y rigurosa.

Europa, afortunadamente, ha decidido seguir en la zona de confort gracias al acuerdo del fondo de recuperación europeo. Menos mal que no hemos seguido el camino del emprendimiento ruinoso de Gran Bretaña. Tampoco el del fracaso que deseaban las ultraderechas de la Unión para justificar sus deseos centrífugos. La derecha de Casado ha intentado apuntarse al éxito de Sánchez antes que protagonizar su propio fracaso. Su sonrisa, tras el acuerdo, es tan positiva como la de quien te da el pésame, alegrándose de tu desgracia aunque sea la de todos. Los 140.000 millones de euros que vamos a recibir serán decisivos para impulsar nuestra economía, el empleo y la modernización que necesitamos. Ser frugal hoy es pasar hambre mañana. Habrá que tomar buena nota para la confección de los Presupuestos Generales del Estado. Las preocupaciones en los medios orbitan más sobre quienes apoyan o dejan de apoyar las cuentas, que en el contenido de las mismas. Al final no importa tanto lo que se haga desde el poder sino quién lo haga. Una cuestión básica de la política que afecta a todas las formaciones y a todas las personas. Para reflexionar.

Aragón, en relación al número de contagiados por coronavirus, se mantiene en el confort de la buena estadística y los malos números. En este caso somos incómodos pero formales. La consejera de Sanidad y su equipo lo están haciendo bien. Me siento más tranquilo con nuestro sistema sanitario, nuestro Gobierno y las malas cifras actuales, que con Ayuso en Madrid y la ausencia de datos fiables. Sirva como ejemplo la última ocurrencia de la presidenta madrileña. Se ha gastado casi un millón de euros en un convenio con la Iglesia Católica para pagar a 73 capellanes que prestarán atención religiosa en los hospitales públicos. Parece que la presidenta popular prefiere contratar a sabuesos contra Satán antes que a rastreadores del virus. Será mejor morir en paz que vivir sin virus. De Madrid al cielo y de Fuenlabrada a Coruña. Gracias al fútbol nos enteramos de lo que de verdad pasa en Madrid. O tienen muy mala pata o el ábaco de contagios quedó deformado tras las caceroladas contra Sánchez. Menos mal que hay noticias optimistas en la senda del encuentro y el buen rollo. El Real Zaragoza sigue vivo para jugar su particular play-on de ascenso. Hoy ya se parece más a un Zaranstein que a un Zarazombi . Esperemos que el amo de llaves de Primera, Flau Blücher Tebas , nos dé su bendición, la de su hijo y la del protocolo santo. Y me muero de ganas por ver firmar juntos, sin más distanciamiento que el sanitario, al presidente catalán Torra y a Javier Lambán el acuerdo para organizar, unidos, los Juegos Olímpicos de 2030. El toque romántico lo ha puesto esta semana Zaragoza. A las 12 de la noche se acabó el ocio nocturno. Nos ha costado pero ya somos todos Cenicienta. Así, el que no se conforta es porque no puede. Si es que, en el fondo, somos unos inconfortmistas . H

 
 
3 Comentarios
03

Por José S. 1 18:34 - 27.07.2020

Últimamente, llevo una pelea con la forma de escribir que tienen algunos colaboradores de «El Periódico de Aragón», ya se trate de columnistas habituales u ocasionales como de otros opinadores en la sección de comentarios. Ora usan vocablos españoles con un significado erróneo, ora infestan sus escritos con extranjerismos --donde abundan los ingleses-- supuestamente guays cuyo indudable éxito es confundir a los lectores a quienes les es imposible entender lo que leen de una tacada; por no hablar de los signos ortográficos donde, por ejemplo, el de interrogación final se supone nos debe indicar una pregunta que no sabemos dónde empezó. El último grito lingüístico es el feo, nada profesional uso del falso impersonal. Ese desastroso lenguaje coloquial que consiste en el empleo pronominal de la segunda persona del singular para observar una acción impersonal sin un claro sujeto: «allí te dicen que… » o «entonces te encuentras con que…», y otras terribles frases por el estilo. Vamos, es como encargarle a un ebanista un armario de mil euros cuyas puertas bastas al tacto se atascan al abrir y cerrar. Por eso me ha gustado leer este trabajo de José Mendi: «Si usted está leyendo tranquilamente este artículo ahora, posiblemente esté disfrutando de su zona de confort». Así es, siento un bienestar cuando leo algo que está bien escrito aunque disienta de su autor sin que sea este el caso. No, desde luego, en lo referente a un sonámbulo Real Zaragoza, S.A.D. y su particular odisea en la promoción de ascenso ¡quién lo ha visto y quién lo ve!; esperemos que seguir jugando, en efecto, le sirva para despertar de su mal sueño para que desvanezca de una vez la pesadilla de sus seguidores. Mucho más nos brinda el señor Mendi, empero. Cierto: algunos británicos estiman un “avance” su marcha de la Unión Europea aun con una pérdida de libertad de movimiento lo que es un retraso como, con respeto, pensar en cualquier dios antes que en el vital equipo de protección individual. Gracias.

02

Por Don Pantuflo 16:04 - 27.07.2020

Pocos me parecen los 73 sacerdotes dedicados a administrar el viatico en los hospitales madrileños. Con la segunda oleada del coronavirus que esta a punto de llegar no daran abasto en suministrar el santo oleo a tanto moribundo, Es bien sabido que la salud del alma es mucho mas importante que la salud corporal y que es deber de los gobernantes dedicar todos los recursos necesarios para la salvación eterna de los enfermos y en eso la lideresa madrileña está muy por encima de otros dirigentes que solo se preocupan de malgastar los dineros en respiradores y otras tonterias que bien poco beneficio espiritual dan a los pobres moribundos. Bien contentos deben de estar los habitantes de la capital del Reino de España de tenet los lideres que se merecen.

01

Por Don Minervo 10:35 - 27.07.2020

Lo de los 73 capellanes es de traca. La comunidad de Madrid esta sometida a las ocurrencias de una barbi iluminada. Adolf Tebas es el puto amo y que no se le ocurra a nadie chistarle. Se fue Villar y su hijo, pero continúo Tebas y parece ser que su hijo también está por ahí. Esperemos que al Zaragoza se le haya pasado la torrija y vuelva a ser un equipo de fútbol. Fe y esperanza.