+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El artículo del día

Retales de progreso

La crisis financiera de 2008 reabrió el debate ideológico sobre qué modelo de sociedad queremos

 

Retales de progreso -

Óscar Forradellas Óscar Forradellas
19/08/2019

¿Qué es ser de izquierdas? Esta pregunta recurrente, con su indisociable carácter solipsista, vuelve a estar de moda. De hecho, el debate sobre la hegemonía de las políticas de identidad en la agenda de los partidos y la influencia de las guerras culturales en el discurso público discurre, en gran medida, por caminos paralelos a esta cuestión existencial. Aunque no se trata de un asunto exclusivo de la izquierda, la crisis financiera de 2008 reabrió el debate ideológico sobre qué modelo de sociedad queremos, ante la evidencia de que la fórmula que unía democracia liberal, economía de mercado y derechos sociales ha quedado en entredicho. A partir de ese momento, las propuestas de la mayoría de autores y líderes trazan dos maneras –complementarias o no- de ser de izquierdas: 1) el retorno a las políticas de clase que quedaron en suspenso tras la caída del muro de Berlín, con la igualdad y el reparto de la riqueza en el centro de la acción política y 2) la consolidación del giro emprendido antes de la crisis en favor de políticas dirigidas a colectivos desfavorecidos no sólo por razones económicas, sino también de raza, sexo, creencias, etc.

Pese al predicamento inicial de que gozó la hipótesis neocomunista entre las nuevas formaciones populistas (Podemos o Syriza), la constatación de que no es posible plantear una alternativa a la ortodoxia económica de la Unión Europea desde los estados miembros de forma unilateral ha convencido a la mayoría de los dirigentes políticos de izquierdas de que la única oferta que puede defenderse con ciertas garantías es la segunda. En este sentido, el PSOE se ha convertido en un buque insignia para el resto de formaciones europeas, tanto por el bagaje adquirido con avances legislativos como la regulación del matrimonio homosexual o la ley contra la violencia de género, como por su condición de partido de gobierno, una rara avis en el entorno continental. Sin embargo, esta apuesta no está exenta de contradicciones. Buen ejemplo de ello son las continuas rectificaciones que el Ejecutivo socialista ha tenido que asumir en temas como la política migratoria, con aristas delicadas como la de los menas; las reivindicaciones feministas, en liza con el poder judicial; el cierre de centrales térmicas en la España vaciada, de importantes consecuencias para lugares como Andorra, o la imposibilidad de cumplir promesas como la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, todavía pendiente.

En realidad, la externalización de buena parte de su discurso político aboca al PSOE a debatirse entre su querencia por complacer a los movimientos sociales que impulsan sus políticas identitarias cuando está en la oposición y las obligaciones que le impone el ejercicio del poder en términos de coherencia, realismo y defensa del interés general cuando está en el gobierno. Fiel reflejo de estas contradicciones son las recientes declaraciones del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en las que reprochaba al fundador de la ONG Open Arms, Óscar Camps, el papel de «abanderados de la humanidad» que ejercen sus activistas mientras reservan al Ejecutivo el deslucido engorro de «tomar decisiones». No por casualidad, Pedro Sánchez había preferido hasta ayer mantenerse en un discreto segundo plano, declinando de facto encabezar cualquier iniciativa para resolver la situación en el Mediterráneo al tiempo que se entrevistaba con colectivos ecologistas, feministas y sindicatos, revelando el tiempo preelectoral en el que se halla instalado desde su investidura fallida.

Empujados por la irrupción de los nuevos populismos, los partidos de izquierda van a tener que encarar este reto ideológico tarde o temprano, reanudando así una larga tradición de discusiones, escisiones y propuestas de síntesis que, junto a proyectos fallidos y aberraciones, ha contribuido a mejorar sociedades diferentes, haciéndolas más justas y más humanas. No en vano, de los primeros proyectos del socialismo utópico francés a la reivindicación de liberalismo político realizada por dirigentes como Prieto durante la II República, una idea deudora de la Ilustración –la del progreso- ha presidido siempre la acción de los socialdemócratas. Y en virtud de la misma, la razón y la solidaridad entre los ciudadanos, poniendo lo que los une delante de lo que los separa, son la base de cualquier proyecto transformador.

*Periodista

   
5 Comentarios
05

Por juan100 14:28 - 19.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

N3 Siempre me sorprendo de la demagogia y sectarismo que hay en la izquierda,....por lo visto cuando nacemos nos ponen en el culete un sello que dice: tu de derchas, tu de izquierdas......por lo visto una persona de izquierdas no puede montarse su propia empresa, negocio, profesion liberal, etc...... y ser consecuente con sus pensamientos ( los casos que conozco de gente de izquierdas que se han montado su empresa han sido los mas esclavistas) pero claro los empleos de ministros y de cazasubvenciones ya estan pillados.

04

Por juan100 14:22 - 19.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Lo que no es ser de izquierdas, es lo que son mucha gente de izquierdas: piensan de izquierdas pero viven de derechas, pero se permiten dar lecciones de moralidad

03

Por Don Minervo 9:47 - 19.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

A día de hoy en nuestra querida y muy centrada España (todos son de centro) sigue habiendo gente que las pasa canutas para llegar a final de mes aún trabajamdo. Este el progreso y el modelo de futuro de las nobles, honradas y decentes derechas.

02

Por Don Minervo 9:43 - 19.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La crisis financiaera, enter otras cosas, del 2008 inventada y dirigida por las derechas occidentales sirvió para enriquecer a los que más tenían y empobrecer a los de siempre y este era el único objetivo de dicha crisis como hemos podido comprobar durante estos años. Ricos más ricos y pobres más pobres. Salarios de hace 20 y 30 años y empresarios contentos. Recuerdo en plena crisis cuando el consumo en general estaba por los suelos, España era el primer país europeo en consumo de artículos de lujo.

01

Por Don Minervo 9:36 - 19.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ques es ser de izquierdas ?, sobre todo no ser como usted señor forradellas. El lunes que viene no explica que ese ser de derechas, como son los populismos de derechas cuales son las aberraciones de la derecha y porque tienen tantos políticos imputados y encarcelados. Otro artículo de muy baja calidad, usted escribe para contentarse a si mismo.