+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Un siglo sin Drácula, el monstruo sin reflejo

 

Juan Bolea, Escritor y periodista
01/10/2012

El inminente centenario de la muerte de Abraham Stoker nos recuerda que llevamos ya un siglo sin el monstruo por antonomasia: Drácula, el no muerto, el vampiro. Desde su creación, desde su renacimiento en letras de sangre nada en la literatura ni en el cine de terror ha vuelto a ser igual.

La editorial Rey Lear acaba de ofrecer al público una extraordinaria edición sobre la vida y milagros del mítico conde, titulada Drácula. Un monstruo sin reflejo.

El protagonista del libro es el Drácula auténtico, el que nació a principios del siglo XX de la pluma de Stoker para ser encarnado en la pantalla por actores como Bela Lugosi o Cristopher Lee.

En las ilustradas páginas del ensayo, artículos de Jesús Egido, Óscar Palmer, Luis Alberto de Cuenca, Jesús Palacios, Javier Alcázar, José Luis Castro de Paz o Emma Cohen vas desgranando las mil y una caras del temible conde, tanto las visibles como las invisibles, así como relaciones, curiosidades y misterios que envolvieron, de forma velada. muy a menudo, la vida de Stoker, su creador.

Por un lado, nos sumergiremos en la inmortalidad del vampiro humano, admirando o repudiando su diabólica capacidad para convertirse en otros animales, de volar, trepar y reptar, su imperiosa necesidad de sangre, su invisible burla a los espejos o su rabiosa animadversión contra el crucifijo, la ristra de ajos, la estaca, la hostia consagrada y la inteligencia de Van Elsing, el científico encargado de darle captura.

Por otro lado, iremos poco a poco descubriendo otra faz de la personalidad más oculta de Stoker, las fuentes de su sabiduría gótica, su reprimida homosexualidad, sus relaciones con el actor Henry Irving o con el poeta Walt Whitman, por siquiera mencionar a Oscar Wilde o Mark Twain entre otros autores contemporáneos suyos con quienes Stoker mantuvo una relación amistosa y creativa.

El ensayo repasa la rica vida de Drácula en el séptimo arte y en la cinematografía de distintos países, incluido el nuestro; sus adaptaciones al teatro, al cómic, y su indesmayable éxito en todos los idiomas y continentes. La edición incluye, además, como jugoso obsequio, un relato poco conocido de Stoker --El invitado de Drácula-- y otro de Emilia Pardo Bazán, Vampiro.

Una magnífica oportunidad para conocer más de cerca y mejor al señor de Transilvania.