+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

sala de máquinas

El silencio y su canción

 

Juan Bolea Juan Bolea
27/10/2020

El Aragón rural tiene peso en este ligero libro que ha escrito Ángel Gracia, y que se lee de una caminata, del mismo modo en que se disfruta un paisaje. Siendo el autor un muy estimado poeta no es imposible que tuviera en su mente, al escribir El silencio y su canción, Hojas de hierba de Walt Whitman, acaso el primer poemario que aúna camino y naturaleza en un panteísmo místico, revelador a su vez de las luces y penumbras de un alma interior.

Late en la sensibilidad de Gracia, en su escritura, esa elegancia y respeto propio del creador hacia lo que, sin haberlo él generado, lo ha sido para su observación y canto; al menos, cree percibirlo así, como cuando, al descubrir en este libro al Maestrazgo su naturaleza invite a los lectores a escuchar su estremecedor silencio. No sé si lo han escuchado. Yo sí, y lo recuerdo como una experiencia casi mística. Pío Baroja lo oyó, Ramón Cabrera lo oyó, Ken Loach lo oyó, los ángeles y demonios que habitan esas peñas del Maestrazgo guardan asimismo espiritual silencio, por mucho que los Órganos de piedra de Montoro parezcan ir a sonar de un momento a otro.

Junto con los parajes de la montaña turolense o del río Pitarque, sus solitarios pescadores y sabrosas truchas, el narrador de El silencio y su canción nos habla del paisaje humano. De los masoveros, perdidos en remotos mases, enclaves de águilas, a solas con sus ganados. De los curas párrocos o mósenes de Cantavieja, Mirambel, tantos otros enclaves en los que parecen oírse aún las herraduras de los caballos de los carlistas, de los calatravos, de los templarios… El ruido, las voces, los silencios están presentes en cada página porque quien nos las cuenta es un técnico de sonido, con un oído aguzado a cualquier manifestación sonora. Desgrana sus historias con palabras, pero no dejamos de oír las campanas, el rumor de los arroyos, los cencerros, los desprendimientos, el susurro del viento en los árboles o la atronadora amenaza de una tempestad. Un libro inclasificable, como lo eran Hojas de Hierba o el Walden de Thoreau. Una sensible y pagana oración por una naturaleza a la que de pronto se accede y que uno querría siguiera siempre ahí, dando fe de una grandeza superior a cuanto el poeta de la ciudad había imaginado antes de coger el camino y ponerse a ascender, en la mochila de Ángel Gracia, la montaña de la felicidad. 

 
 
3 Comentarios
03

Por José Z. 16:48 - 28.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No son las opiniones políticas lo que critico del señor Bolea, sino la transfiguración literaria que sufre este señor cuando habla de política; en el último artículo sobre política que perpetró había un batiburrillo bastante curioso de ideas que no se hilaban bien unas con otras, de tal manera que resultaba bastante confuso. Por explicarlo de otra manera, con sus compañeros de página, señores Gascón y Sierra, no comparto prácticamente ninguna idea política, pero les entiendo lo que escriben. Saludos.

02

Por José S. 1 15:36 - 28.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No puedo más que asentir con 1 José Z. 11:47 - 28.10.2020 --a propósito, un cordial saludo, Jose. Juan Bolea nos brinda hoy una brillante revista literaria. Se veía venir, no obstante. Los estupendos artículos que ha ido publicando el señor Bolea últimamente eran un calentamiento de motores para acabar arrancando con esta estupenda entrega. Aprovecho para decir también que veo injustas las llamadas al articulista que algunos amables lectores le hacen para que se dedique exclusivamente al periodismo de carácter, digamos, literario. Es como decirle a una persona, cualquier persona, que no opine de según que cuestiones de candente actualidad solo porque discrepan de lo expuesto por el columnista. No siempre coincido con lo que piensan otras personas pero nunca deseo que cesen de ofrecernos sus puntos de vista. Como cualquier otro ser humano, el ciudadano Juan Bolea tiene derecho a los suyos y los demás la obligación democrática de reconocerlo si discrepando con educación cuando haga falta. Muchas gracias y un cordial saludo.

01

Por José Z. 11:47 - 28.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Al Sr. Bolea da gusto leerle, porque escribe bien, cuando trata temas culturales, un evocador artículo. Saludos.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla