+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El artículo del día

Tiempos de terapia

Las crisis sociales desvelan de un modo abrupto las tripas del entramado institucional que hay

 

Tiempos de terapia - GREGOR

Tumbado en el diván, de repente, el analizando le suelta al psicoanalista: «¿No habrá usted pensado que yo quería matar a mi padre?». Como una esfinge, el terapeuta responde: «Disculpe, yo no he dicho una palabra hasta ahora». Entonces el analizando (se) dice: «¡Hostia! He querido matar a mi padre». El acceso a este (re)conocimiento es lo que desencadena el proceso de cura.

A nivel social, más exactamente institucional, hay infinidad de fenómenos que repiten este esquema. En efecto, si ante la acusación penal lanzada a un sujeto cualquiera, este tiende a responder algo así como «disculpe, no he hecho nada incorrecto», el sistema bien podría pensar, como el paciente del primer ejemplo: «¡Vaya!, tiendo a culpabilizar a las gentes!». Es precisamente para curarse de tan lamentable hábito que el sistema ha inventado la presunción de inocencia. Así que este principio jurídico, no está puesto porque se piense que la gente es naturalmente inocente, sino por lo contrario: para limitar la irrefrenable tendencia de las instituciones a adjudicar culpas y castigos a los sujetos. Eso sí, siempre que dichas instituciones lo reconozcan y se arrepientan de ello.

Derechos civiles

Otro ejemplo. Si ante la tendencia del Estado a regular la vida ordinaria de las gentes, estas responden algo parecido a «disculpe, sabemos y queremos hacer las cosas nosotros solos», el Estado, como nuestro paciente, podría pensar: «¡Caramba! tiendo a subestimar a las gentes». Para remediar esta predisposición se han inventado los derechos civiles, hoy en un lugar destacado de cualquier carta constitucional. Por lo tanto, estos y otros derechos no están porque sean naturales sino para protegernos de un Estado que tiende permanentemente a subestimarnos. También en este caso es necesario que el Estado lo reconozca, se arrepienta y cure.

El problema de fondo es que el sistema judicial y el Estado en su conjunto no pueden dejar de desconfiar de las gentes, aunque estas no cometan delitos y sean capaces de autorregularse, ya que es más poderoso su hábito ontológico de considerarlas culpables por un lado e incapaces o súbditos por otro. La presunción de inocencia y los derechos civiles tienen la función de frenar esos impulsos. Tanto la Justicia como la democracia saben perfectamente todo esto. Sin embargo, aun sabiéndolo, suelen librarse de esos frenos sin mucho pudor. Como lo saben y, a pesar de todo, lo hacen, no son ignorantes, tampoco están enfermos y ni mucho menos están curados, sino que son cínicos. Si el Estado hiciera caso a las gentes tal y como el analizando presta atención al terapeuta, podría ponerse en la posición necesaria para curarse. Sin embargo –conviene insistir en esto–, el Estado ya lo sabe todo y sigue haciendo lo mismo porque estás instalado en el cinismo.

Afortunadamente nos quedan las crisis. En efecto, las crisis sociales, del mismo modo que las personales, tienen la virtud, por un lado, de desvelar de un modo abrupto y directo las tripas del entramado institucional en el que nos desenvolvemos. La que ahora tenemos encima pone de manifiesto, como ya nos habían advertido antes tantos estudiosos de la cosa, que el estado de alarma (mejor dicho, el estado excepción) es la razón de ser y origen de lo político, por lo que la democracia es su excepción. Pero, por otro lado, también manifiesta esta crisis la poca consistencia y falta de sentido común de las leyes, normas, reglamentos etc. Las meteduras de pata con las peluquerías al principio, el permiso de los niños para ir a los supermercados después y la continua incapacidad para contar bien a los muertos y contaminados, son solo tres ejemplos ello. En las situaciones estables no nos damos del todo cuenta de esto porque el Estado se limita simplemente a gestionar la cosa, pero en las inestables, donde se necesitan decisiones de otro tenor, cualquiera puede ver de frente y a la cara lo poco capaz que es el Estado para hacer frente a los imprevistos. De modo que quizás hagan falta más crisis y que la administración de la vida le resulte imposible para que el Estado cambie. Quizás desapareciendo. Ya iremos viendo.

*Catedrático de Sociología

 
 
1 Comentario
01

Por Tubal55 9:30 - 12.05.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ejemplo de artículo que coje el rábano por... Ejemplo de pensamiento anarcoacadémico. ¿Desaparecer el Estado? Pues que Bakunin nos coja confesados. Si no existiera el Estado, si no existieran las Administraciones ¿qué hubiera sido de la mayoría de los ciudadanos en estos momentos? Es curioso que se haga un planteamiento tan peculiar con un Gobierno que ha puesto en marcha todo un católogo de apoyo a los ciudadanos más necesitados y que ha hecho suyo el lema de que nadie quede atrás. El capitalismo, como antes otros modos de producción cambiará, como cambió el modelo mercantil simple, y antes el feudal, y antes el esclavismo. Pero ¿el Estado? Yo quiero más Estado, más Estado de Bienestar, más Estado que reparte riqueza y crea igualdad.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla