+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hablando claro

Virgencica, virgencica

 

Pedro Sánchez habla por videoconferencia con Inés Arrimadas, el jueves, - MONCLOA

Santiago Gascón Santiago Gascón
18/04/2020

Escucho por ahí que no es momento de hacer política y, sin embargo, estoy convencido de que nunca fue más necesaria que ahora. Todo lo que hacemos desde que nos levantamos es política. Hasta lavarnos los dientes. Todo es política y, querámoslo o no, todo es también economía. La salud, la educación y la investigación están supeditadas a los números. Si supiéramos más de administración, seríamos conscientes de cuánto vale la sanidad pública, y que más cara le resulta a un país la privada. Si tuviéramos mayor conocimiento en finanzas nos escandalizaríamos de cuánto gastamos en armamento y cuán poco en investigación.

Sí, es muy probable que alguna pandemia podría haberse evitado o atajado si hubiéramos invertido en ciencia unos lustros antes de que las circunstancias lo exigieran. No perdamos tiempo buscando al culpable, ni siquiera entre los dirigentes porque, tanto ellos como nosotros, somos responsables.

Imagino que gestionar una crisis no debe de ser empresa fácil. No existen respuestas correctas o incorrectas. Toda acción lleva un porcentaje de riesgo y la virtud, supongo, está en minimizar los desaciertos. Pero, equivocarse, se va a equivocar hasta el más pintado. Todo dirigente tiene derecho al error, lo que no le está permitido es la inacción.

Claro que es necesaria la política, el control al Gobierno, el debate y los acuerdos. Cuando veo las sesiones del Congreso, o esos tuits que se lanzan como gasolina en un incendio, pienso en crisis anteriores y muy distintas, recuerdo el Prestige, el Yak-42, los atentados del 11 de marzo o el accidente del metro de Valencia y me digo que, tal vez no tengamos los mejores gestores, pero… Virgencica, virgencica, todo podría ser peor.

Algunos claman con que el Gobierno debería haber previsto lo que venía, y tal vez lleven razón, pero también podrían haberse adelantado las comunidades autónomas, que tenían competencias, o los científicos, de haber tenido presupuesto. Quienes más exigen a lo público son quienes más lo recortaron, quienes han apostado, no por lo privado, sino por lo concertado, por hospitales y colegios de beneficio privado y pagados por todos.

Por supuesto que se precisan políticos, y no para ganar unas elecciones, sino para reconstruir el mundo. Mezquinos y salvapatrias abstenerse. 

*Profesor

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla