+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SOLIDARIDAD

La activista Helena Maleno declara hoy ante un juez marroquí por avisar a Salvamento de pateras

La cooperante almeriense está acusada de tráfico de personas, pero es clave en los rescates de inmigrantes

 

La activista Helena Maleno. - AFP / FADEL SENNA

EL PERIÓDICO
10/01/2018

La activista de la oenegé Caminando Fronteras Helena Maleno declarará por fin este miércoles 10 de enero ante el Juzgado de Instrucción marroquí que investiga sus llamadas a Salvamento Marítimo de España para avisar de pateras perdidas en el mar por si pudiera tratarse de un delito de inmigración irregular.

Maleno fue citada a declarar el pasado 27 de diciembre pero la vista se aplazó a petición de su abogada, que necesitaba más tiempo para preparar la causa. La fecha de la vista se fijó para este 10 de enero, cuando se espera que finalmente la española pueda ofrecer su declaración.

La activista almeriense no ha sido acusada formalmente de ningún delito, según explicaron a Europa Press en Women's Link, oenegé con la que Maleno, investigadora y experta en trata de mujeres con fines de explotación, colabora habitualmente y que ahora la asiste en el proceso.

Esta fuente explica que de momento, se trata de una toma de declaración en un juzgado de instrucción a la que Maleno, residente en Tánger, acude a ofrecer su testimonio en el marco de la investigación de un posible delito de promoción de la inmigración irregular por las mencionadas llamadas a Salvamento.

DERECHOS HUMANOS

Mientras, se siguen multiplicando las muestras de solidaridad y apoyo con la activista, que es periodista de formación y se desempeña como investigadora y escritora y ha sido reconocida por organizaciones como el Consejo General de la Abogacía Española por su labor en la defensa de los Derechos Humanos.

Al escrito con la firma de más de 200 personalidades de la cultura en España se han ido sumando ciudadanos anónimos que han expresado su apoyo en redes sociales, así como diversas oenegés y entidades en defensa de los Derechos Humanos e incluso la Iglesia Católica, que considera que en este caso se está cometiendo una "injusticia total".