+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

RESCATE EN TOTALÁN

La brigada de salvamento minero no podrá llegar a Julen antes del martes

Una mole rocosa complica nuevamente los trabajos de perforación del túnel vertical y retrasa su terminación a este lunes

 

Maquinaria pesada en plena tarea, en Totalán. - EFE / DANIEL PÉREZ

Julia Camacho
20/01/2019

“Vamos de materiales duros a materiales más duros”. Con un poso de resignación, el portavoz del Colegio de Ingenieros de Málaga que participa en el dispositivo de rescate del pequeño Julen, Ángel García, explicó este domingo  que los trabajos marchan mucho más lentos de lo previsto. El túnel vertical que se esta perforando junto al orificio por el que cayó el niño de dos años hace ya más de una semana apenas ha alcanzado los 45 metros de profundidad, por lo que, de seguir al ritmo actual esperan terminarlo durante esta madrugada. De esta forma, la brigada de salvamento minero que accederá de forma manual hasta el punto donde está el niño no podrá empezar a trabajar hasta mediodía, y estiman que, visto lo visto, tardarán hasta 24 horas en cavar esa nueva galería horizontal.

Las horas van pasando, pero el desánimo no hace mella en los cerca de 300 efectivos, entre voluntarios y profesionales, desplegados sobre el Cerro de la Corona, en Totalán (Málaga).  El monte luce completamente destrozado por las máquinas excavadoras que previamente han rebajado su cota unos 25 metros para abrir paso a la tuneladora. Según detalló García, las tareas de excavación habían completado más de la mitad del túnel. Empezaron a buen ritmo, pero la geología les colocó pronto en su lugar.

“La velocidad de perforación está supeditada a los materiales geológicos que encontramos”, apuntó, “y estamos sobre una unidad geológica muy compleja formada por piritas y materiales de composición cuarcítica”. Ese es el motivo por el que, explicó, “en determinados momentos la velocidad de perforación es más lenta, y eso ralentiza toda la operación de la galería”. De hecho, debido a ese macizo rocoso que están encontrando, el dispositivo de rescate ha solicitado una nueva broca o corona, que anoche estaba en camino desde Guadalajara, más resistente y dura que la actual y que permita a la perforadora abrirse paso.  

Aunque el tiempo les ha demostrado que hay que ser prudentes con los plazos, el equipo de rescate trató de dar un nuevo calendario de lo que han calificado como una “auténtica obra de ingeniería civil” que van haciendo sin estudios ni trabajos previos. El ingeniero portavoz del equipo indicó que esperaban completar los 15 metros que aún faltaban por horadar a última hora de la noche del domingo. Una vez concluido este pozo, habrá que entubarlo, lo que supondrá entre cinco y seis horas más. Asimismo, el equipo de rescate que bajará por el túnel en una jaula de acero, construida en tiempo récord, ha pedido unos trabajos auxiliares para garantizar su seguridad, que llevarán otras dos o tres horas. Será entonces cuando la Brigada de Salvamento de Hunosa, desplazada hasta Totalán la pasada semana en un avión del Ejército, pueda empezar a cavar manualmente con martillos neumáticos y pistolas una galería que les conecte con el punto donde se cree que está atrapado el niño. Abrirán una ventana un metro por encima y otro por debajo de ese punto. “Según su opinión y la tremenda experiencia que tienen en rescates y ejecución de trabajos parecidos, la duración de estas tareas podría prolongarse hasta las 24 horas”, precisó García.