+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DESPRENDIMIENTO DE TIERRAS

La carretera de acceso a Andorra desde España reabrirá totalmente el 15 de agosto

Los vehículos pesados ya podrán circular desde este lunes, uno a uno y bajo vigilancia de la policía y los geólogos

 

Circulación provisional por la CG-1 tras el desprendimiento de tierras en Sant Julià de Lòria (Andorra). - EUROPA PRESS

11/08/2019

La carretera CG-1 de acceso a Andorra desde España quedará totalmente abierta al tráfico el próximo 15 de agosto. Tras el desprendimiento del sábado, la carretera quedó abierta para los turismos con un carril de circulación en cada sentido y a partir de este lunes ya podrán pasar los vehículos pesados (camiones y autobuses) pero bajo vigilancia policial y de los geólogos.

Para que la reapertura total sea posible el 15 de agosto, el Gobierno de Andorra tiene previsto construir un muro de hormigón de 25 metros y unos pilares metálicos que eviten el riesgo de nuevos desprendimientos en la zona donde tuvo lugar el accidente, a la altura del centro comercial Punt de Trobada de Sant Julià de Lòria. Este proyecto se aprobará este lunes en un Consejo de Ministros extraordinario. El Ejecutivo también aprobará la declaración del estado de emergencia, cosa que permitirá agilizar la contratación de las empresas que realizarán estas obras.

La previsión, si la meteorología lo permite, es que el muro y los pilares estén hechos el día 15, coincidiendo con el fin de semana largo de cuatro días, momento en que Andorra espera un aumento de visitantes. La intención del Gobierno es que a partir de este momento puedan abrir todos los carriles de la CG-1, sin necesidad de utilizar el paso provisional habilitado el sábado para coches y motos.

Mientras, desde este lunes los camiones y autobuses ya podrán circular por la CG-1. Lo harán no por el paso provisional abierto para coches y motos, sino por uno de los carriles de la carretera principal. Deberán pasar uno a uno y bajo un estricto control de la policía y de los geólogos para garantizar que no se producen movimientos de tierras.

En el caso de los autobuses, los pasajeros deberán bajar del vehículo y hacer un tramo a pie mientras el conductor cruza la zona conflictiva sin pasaje a bordo.