+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

'EXTREMADAMENTE SEVERO'

El ciclón 'Fani', el más fuerte en los últimos 5 años, alcanza la costa oeste de la India

Más de un millón de personas han sido evacuadas en la región oriental india como medida de prevención

 

El ciclón Fani alcanza la costa este de la India. - EFE

El Periódico / Reuters
03/05/2019

El ciclón Fani, la tormenta más fuerte que ha azotado la India desde el 2014, ha tocado tierra este viernes por la mañana en la costa del estado oriental de Odisha acompañado de vientos de hasta 195km/h. Más de un millón de personas han sido evacuadas en la costa oriental india en los últimos días como medida de prevención ante la llegada del ciclón, calificado de "extremadamente severo".

Las lluvias torrenciales y los fuertes vientos continuarán durante todo el viernes en la región de Odisha, según ha informado el director general del Departamento Meteorológico de la India, K. J. Ramesh. "Después de tocar tierra esta mañana, el ciclón Fani comenzó a debilitarse y es probable que entre en Bangladesh el sábado por la noche", ha dicho Ramesh, añadiendo que ningún otro ciclón ha tenido una duración tan larga en abril.

Según las previsiones meteorológicas, Fani continuará moviéndose tierra a dentro hacia el noreste, perdiendo fuerza mientras continúa su camino hacia Bangladés. "Ayer cerca de 1,1 millón de personas fueron evacuadas de la zona donde se esperaba que llegase el ciclón", ha informado el comisionado especial del Servicio de Socorro del gobierno del estado costero de Odisha, Bishnupada Sethi.

Vientos aullantes con ráfagas de hasta 200 kilómetros por hora han derribado árboles y debilitado el suministro eléctrico de la ciudad turística de Puri, cuyas calles están totalmente desiertas. "El daño en Puri es extenso, las líneas telefónicas están cortadas", ha dicho Sethi, refiriéndose a la zona donde se encuentra el popular templo hindú de Jagannath, de casi 900 años de antigüedad, y que se encontraba directamente en el camino de la tormenta.

"Es una situación de pánico"

Las autoridades locales han ordenado el cierre del aeropuerto del estado de Bhubaneswar y los colegios de Osisha. El mayor hospital de la ciudad ha sufrido graves daños materiales, pero todos los pacientes y el personal están seguros. "Fue un ciclón masivo, numerosas casas se han inundado. Es una situación de pánico", ha dicho Anuradha Mohanty, residente de Bhubaneswar.

Más de 600 mujeres embarazadas han sido trasladadas a lugares seguros, con casi 500 ambulancias en alerta y se ha proporcionado respaldo de energía a unas 242 instituciones médicas. Además, las personas a cargo de los refugios han repartido mantas entre los damnificados, mientras esperan para poder regresar a sus casas

En el vecino Bangladés, las autoridades han comenzado a trasladar a 500.000 personas de siete distritos costeros, según ha dicho el primer ministro Naveen Patnaik en Twitter. La vecina Bengala Occidental también planeaba cerrar el aeropuerto de Calcuta, su capital estatal, ante la llegada del ciclón.

La llegada del ciclón Fani este sábado a Bangladés pone en riesgo también a los miles de refugiados rohingyas que viven en precarias y vulnerables condiciones en los campos de refugiados de la ciudad bangladesí de Cox's Bazan, tras huir de las persecuciones del Ejército birmano.

Refinería operativa

Por su parte, Indian Oil Corporation Ltd., la principal refinería del país y que tiene su instalación más nueva en la costa de Odisha, continúa operativa pese a la tormenta. Sin embargo, se ha advertido a sus 1.500 empleados de que permanezcan en el interior, según una portavoz de la compañía. El mayor productor estatal de petróleo y gas de la India ha apartado a la gente de sus plataformas frente a la costa de Andhra Pradesh como medida de precaución, pero no se han planeado cerrar totalmente.

Pese a que durante la temporada de ciclones, los cultivos de las regiones costeras de la India y la vecina Bangladés resultan gravemente dañados, los nuevos y mejorados sistemas meteorológicos ayudan a prevenir y mitigar las pérdidas materiales y el número de víctimas. En 1999, un superciclón que golpeó la costa de Odisha durante 30 horas, mató a 10.000 personas. Sin embargo, en el 2013, una evacuación masiva de casi un millón de personas salvó miles de vidas.