+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La lacra del machismo

Ingreso inmediato de los condenados en la cárcel de Sevilla I

Los cinco han pasado un año en la calle, tratando de buscar el anonimato. Cuatro de ellos se enfrentan a 7 años de cárcel por otro caso de abusos en Pozoblanco

 

Llegada del furgón donde viajan los miembros de ‘La manada’ a la cárcel de Sevilla, ayer. - EFE

JULIA CAMACHO
22/06/2019

Los cinco integrantes de La manada fueron detenidos ayer, pocos minutos después de que se diese a conocer el fallo del Tribunal Supremo y una vez que la Audiencia de Navarra dictase una orden de detención y encarcelamiento. Tras un breve paso por la comisaría, fueron conducidos directamente a la prisión, de donde en los próximos meses cuatro de ellos saldrán para enfrentarse a otro juicio por supuestos abusos sexuales cometidos a una chica en Pozoblanco (Córdoba). El fiscal les pide por este caso, pendiente aún de fijar la fecha de la vista, hasta siete años de prisión.

José Ángel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo, Antonio Manuel Guerrero, Jesús Escudero y Ángel Boza acudieron a primera hora de la mañana de ayer a firmar en el juzgado, la rutina impuesta por el juez que decretó su libertad provisional mientras se resolvía el recurso contra la sentencia que les condenaba a nueve años. Sus rostros serios evidenciaban la tensión de esas horas, conscientes de lo que estaba en juego. Poco después, un dispositivo policial discreto arrestó a los cuatro primeros en las inmediaciones de su domicilio. Boza se entregó voluntariamente al cabo de un rato.

Su destino fue la prisión Sevilla I. También ingresó allí Guerrero, que se prevé que quede suspendido de empleo y sueldo por la Guardia Civil en cuanto se comunique que la sentencia es firme, lo que implica que deberá cumplir la condena en una prisión no civil. Su abogado, Agustín Martínez, consideró que «mañana mismo [por hoy] ya no será miembro del cuerpo». Durante este tiempo, los cinco jóvenes han mantenido un perfil muy bajo

DOCE MESES EN PARO / En estos 12 meses, y al carecer de empleo, por no tenerlo de inicio o por estar suspendidos en el caso de los militares, trataron de buscar el anonimato, convencidos de que la expectación mediática se ceñiría a los primeros días. El pasado verano hicieron excursiones a la playa en familia, aunque inevitablemente acababan siendo reconocidos en el chiringuito. Tampoco faltó alguna incursión a la Feria de Abril, como hizo Prenda este año.

Pero no siempre ese anonimato buscado les permitió llevar una vida normal, y hace unos meses tuvieron que abandonar una piscina municipal de un pueblo a las afueras de Sevilla tras ser increpados por los bañistas. La localidad les declaró además personas non gratas.

Su discreción, sin embargo, tuvo varios sonoros patinazos, como el intento de Guerrero de sacarse un pasaporte nada más salir de prisión. El juez rechazó que fuera un intento de fuga y aceptó su versión de que simplemente quería sacarse una copia del documento, extraviado, para consignarlo en el juzgado y no le envió a prisión.

Quien sí fue encarcelado de nuevo, aunque temporalmente, fue Ángel Boza, el único no implicado en el caso de Pozoblanco. Fue detenido tras robar unas gafas en un centro comercial a comienzos de agosto, arrollando a dos vigilantes de seguridad en su huida. Tras dos meses en prisión, fue condenado por dos delitos leves de hurto y lesiones leves.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla