+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PRIMERA VISTA EN ESPAÑA.

Juicio a 4 escolares por acoso homófobo a una compañera

Las acusadas quemaron cigarros y la amenazaron por lesbiana.

 

ANTONIO BAQUEROANTONIO BAQUERO 21/01/2010

Dibujó un corazón en su agenda. Su nombre a un lado. Al otro, el de una chica. Era su amor adolescente, su secreto. Sin embargo, alguien que no debía vio ese dibujo y para ella comenzó un auténtico infierno. Durante semanas, Y. B. fue víctima de bullying (acoso escolar) homófobo por parte de siete compañeras de clase que presuntamente la atacaban por su orientación sexual. Pese a que cuatro de ellas solo tenían 14 años y las otras tres, 13, esas jóvenes la insultaban y le hacían constantemente el vacío en clase y el patio.

Y eso era en el interior del instituto de Sabadell en que estudiaba. En el exterior, era mucho peor. En una ocasión, la acorralaron en un parque cercano y llegaron a apagarle tres cigarrillos encedidos en la espalda. Otro día la amenazaron con una navaja. El acoso ni siquiera terminó cuando su madre decidió cambiarla de instituto. Las jóvenes continuaban yendo a casa de la víctima a amenazarla e insultarla, lo que obligó a su familia cambiarse de vivienda.

Ese hostigamiento, que fue denunciado por la madre de la víctima a los Mossos d´Esquadra en noviembre del 2007, ha desembocado en el primer juicio que se celebra en España por acoso escolar homófobo. En el proceso, que tuvo lugar ayer en el juzgado número 6 de menores de Barcelona, se juzga a las cuatro jóvenes que tenían más de 13 años cuando sucedieron los hechos. Las otras tres no han podido ser imputadas por ser, en ese momento, menores de esa edad.

Durante la vista, que duró ocho horas, la víctima ha declarado protegida por una mampara para no tener que ver a sus presuntas agresoras. En la vista también se interrogó a las cuatro acusadas. Además, la juez preguntó a un perito judicial, que afirmó que, en su opinión, lo sucedido se correspondía con un caso de acoso escolar por homofobia.

La acusación particular acusa a las cuatro imputadas de faltas de lesiones y maltrato y de delitos contra la integridad moral con el agravante de bullying homófobo. La fiscalía sí constata la falta de injurias y vejaciones injustas pero no contempla ese agravante.