+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONTROVERSIA EN EDUCACIÓN.

La materia de Ciudadanía nacerá muerta, según uno de los autores

El filósofo Marina afirma que la política está "destruyendo" la polémica asignatura.Un arzobispo asegura que impartir la nueva disciplina es "colaborar con el Mal".

 

Una joven consulta uno de los diversos manuales de Educación para la Ciudadanía. - Foto:LAIA ABRIL

JUAN RUIZ SIERRAJUAN RUIZ SIERRA 27/06/2007

Puede nacer muerta. El autor de uno de los manuales de Educación para la Ciudadanía, el filósofo José Antonio Marina, pidió ayer a los partidos políticos, a la Iglesia católica y a los distintos grupos a favor y en contra de esta polémica disciplina que, por favor, dejen de enfrentarse --cosa que hacen cada día y cada vez con más virulencia-- porque, con esta actitud, conseguirán destruir la asignatura antes de que comience a impartirse en septiembre. Algo que, por otra parte, parece ser lo que pretenden sus críticos.

Marina, quien se define como "cristiano", criticó especialmente al "poder político" --tanto PSOE como PP-- porque, en lugar de llevar a cabo un "debate serio", mantiene una visión a corto plazo que solo busca saber "quién gana". Aun así, fue mucho más duro con quienes se oponen de forma virulenta a esta materia. "Esta belicosidad en la crítica --sostuvo-- hace que, aunque quede la materia, ya vaya a servir para muy poco". Para el filósofo, la Iglesia católica enfoca mal este debate cuando dice que, con esta asignatura, el Estado pretende arrogarse la educación moral de los menores, lo que, razonan los obispos, corresponde "en exclusividad" a los padres. "Esto no es una injerencia en los derechos de los padres --aseguró el filósofo--, sino un derecho paralelo".

Marina dijo todo esto en la Universidad Complutense de Madrid, donde se celebró un curso sobre esta disciplina. Al mismo tiempo, en el CEU San Pablo, una universidad católica, se impartía otro curso sobre el mismo asunto, pero de signo ideológico muy distinto. Allí, el cardenal arzobispo de Toledo y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio Cañizares, tildó de cooperadores satánicos a quienes no se opongan a esta disciplina. Para el religioso, aquellos colegios que impartan Educación para la Ciudadanía estarán "colaborando con el Mal". Esta curiosa advertencia estaba dirigida a todas las escuelas, aunque especialmente a las religiosas que no han mostrado su rechazo a la asignatura.

Tal como lo ve el cardenal, los contenidos de Educación para la Ciudadanía y de sus futuros manuales --que van desde la defensa de los derechos humanos hasta afirmaciones tan subjetivas como que "la historia de la democracia está contrayendo con Cuba una deuda impagable", que aparece en un libro de la editorial Akal-- se basan en "el vacío de la nada y el nihilismo". Detrás de la asignatura, continuó Cañizares, se esconde "un proyecto claro del Gobierno", en línea con "una concepción laicista de la vida, en la que los conceptos religiosos quedan relegados únicamente a la esfera de lo privado", cuando, en realidad, "la enseñanza religiosa es fundamental en la formación de la persona".

No solo fundamental, vino a decir, por su parte, el obispo de Ávila, monseñor Jesús García Burillo, sino que estas clases están basadas, además, en "un derecho superior al del Estado".

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

Apúntate a nuestra Newsletter

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla