Kiosco

El Periódico de Aragón

CULTURA CERVECERA

El 'brewpub' de Zaragoza que quiere poner de moda su cerveza artesana

La marca Cierzo Brewing Co., abrió en 2018 un 'brewpub' en el centro de la capital, un negocio pionero en la ciudad que se ha ido ganando al público por su propuesta

Cierzo Brewing Co.

Hacerse un hueco con una marca de cerveza propia, artesanal, en una comunidad donde Ambar es religión puede ser, como poco, un reto. También en un sector donde parece que el “todo vale” mientras sea barato se impone por goleada. La prueba de que no solo es posible, sino que también ha servido par abrir un nicho de mercado particularmente interesante en el corazón de Zaragoza tiene tres palabras: Cierzo Brewing Co

"Hay sitio para todos y para otros estilos más allá de la cerveza industrial", defiende Carlos Suárez, responsable de marketing y uno de los 8 socios que sacaron adelante este proyecto que incluyó en diciembre de aquel ya lejano 2018 prepandémico un brewpub en la calle Josefa Amar y Borbón. El concepto de este brewpub es particularmente novedoso en la ciudad, no así en otras urbes como Madrid o Barcelona o en países como Estados Unidos, Alemania o Inglaterra. De hecho, cuando subieron la persiana por primera vez en diciembre de 2018 no había otro como él en la capital aragonesa.

Vale, ¿pero qué es un brewpub y qué lo diferencia de un pub al uso? "Es un bar donde la cerveza que servimos la elaboramos dentro del propio establecimiento", contextualiza Suárez. En otras palabras, el proceso de elaboración se produce a tan solo un puñado de metros de distancia de donde el cliente final la consumirá, en jarra o en copa. Fresca o no tanto, ya dependerá del tipo que sea. Y todo apoyado sobre una oferta gastronómica variada que permite ganarse un hueco también entre los (todavía) no cerveceros.

14

Cierzo Brewing Co., el 'brewpub' que ha vuelto a poner de moda la cerveza artesana en Zaragoza ANDREEA VORNICU

Amplia trayectoria

Este pub apenas tiene cumplidos los tres años, pero sus raíces ya son profundas. Sus socios tienen una dilatada trayectoria hostelera en Zaragoza, de la mano también de cerveza artesana, tanto en la producción como en la distribución de entre los cuales destaca la cervecería Hoopy. En este proyecto, lo primero fue una fábrica de cerveza en Caspe desde el cual distribuir la producción a bares y tiendas varios puntos de España e incluso de Europa. "A nivel internacional, Francia es nuestro principal cliente, pero también vendemos nuestra cerveza artesana en 15 países, entre los que están Italia, Bélgica y Reino Unido", explica Suárez.

Por eso, el siguiente paso, abrir este brewpub en el centro de la capital no fue un paso al vacío: "Somos una marca muy ligada a la tierra ya desde el nombre. Nos conocían del ámbito cervecero y de nuestros otros negocios, eso facilitó todo y la acogida fue rápida y buena". Tanto es así que en ese camino no han tardado en aparecer los reconocimientos. Uno de ellos fue el premio a la Mejor Cerveza del Campeonato Nacional de Cervezas el pasado mes de octubre, gracias a 'Maglia Rosa', una cerveza ácida y afrutada fermentada con 150 kg de frambuesas y, en ese mismo torneo, los zaragozanos vieron premiadas seis más de sus propuestas. El último galardón llegó hace apenas unos días, en el Barcelona Beer Challenge, donde se auparon con el oro en Brett Beer, con su 'Sauvage', elaborada en colaboración con Our Beersel, Yakka y Homosibaris.

¿Cuál es la cerveza que más triunfa en el pub?

La que hacemos con melocotón de Calanda porque llama la atención. Luego tenemos otros estilos más clásicos y las cervezas IPA, que están muy de moda, pero sí que es cierto que en el bar la gente no las suele pedir tanto.

"Poca cultura cervecera"

Solo en Zaragoza, la compañía destina 200.000 litros semanales de cerveza en sus diferentes puntos de distribución, incluido el brewpub, ya que aunque tiene su propia factoría, sus 24 grifos de cerveza en ocasiones tiran tal cantidad que necesitan un soporte desde la factoría caspolina. Pese a ello y del aparente éxito que puede tener esta bebida entre el público, Suárez sorprende con una afirmación tajante: "Se consume mucha, pero hay poca cultura cervecera. Es algo que se ve en España y, en general, en el sur de Europa". ¿La razón? "Aquí siempre ha predominado el vino y se le considera como una bebida de mayor calidad. La cerveza se considera más una bebida refrescante. En países como Bélgica o Alemania sí que trasciende más hacia algo cultural".

Dentro de nuestro país, la dinámica es similar, pero el socio de Cierzo Brewing Co. sí percibe una cierta diferencia en ciertas regiones. "En lugares acostumbrados al cava o a la sidra la cerveza tiene mejor entrada, por ejemplo". Sea como fuere, afirma que el mundo de la cerveza "está muy denostado". Mientras, su compañía sigue haciendo camino: "Cada mes sacamos tres o cuatro novedades en Caspe en barril o en lata que luego llevamos al brewpub. Y, además, organizamos diferentes eventos como catas".

Mirando al futuro, Suárez se muestra moderadamente optimista. El objetivo, dice, es "consolidar la marca" después de una época dura por el covid, "volver a tiempos de prepandemia y continuar con la calidad de la cocina". Para concluir, lanza un mensaje para los no iniciados en el placer cervecero: "Quien dice que no le gusta es que todavía no ha dado con la cerveza adecuada".

Compartir el artículo

stats