Kiosco

El Periódico de Aragón

Real Zaragoza

La titularidad inesperada de Puche

Puche fue la gran apuesta de Carcedo en el debut liguero del Real Zaragoza debido al gran trabajo y a la actitud que ha mostrado el canterano en la pretemporada

Puche observa la trayectoria de un balón en el partido ante Las Palmas. José Carlos guerra / La Provincia

La semana previa al encuentro ante Las Palmas, el que supuso el debut liguero del Real Zaragoza esta temporada, todo el mundo hacía sus cábalas de cuál iba a ser el once titular que Juan Carlos Carcedo iba a disponer en la isla. Pues en ninguna quiniela, más allá de las hechas más con el corazón que con lo había apuntado el técnico riojano durante la pretemporada, estaba el nombre de Miguel Puche.

Carcedo sorprendió a todos introduciendo al canterano en la alineación de su debut oficial al frente del banquillo zaragozano. Que fuera una sorpresa no quiere decir que Puche no lo mereciera. Al revés, al menos a ojos de su entrenador, que no tenía demasiadas referencias del futbolista más allá de lo que lo había podido ver la campaña pasada cuando debutó con el primer equipo del Zaragoza, pero que su rendimiento y actitud durante las semanas de preparación veraniegas le han dejado más que satisfecho. De ahí su titularidad cuando nadie la esperaba

Tuvo Miguel Puche un papel importante en el Real Zaragoza en la segunda vuelta del curso pasado, acumulando hasta 14 partidos en Segunda con Juan Ignacio Martínez, aunque solo fue titular en Cartagena, y otra cita más con minutos en Copa frente al Sevilla. Volvió al trabajo expectante y con cierta incertidumbre, al no conocer los planes que el nuevo técnico tenía reservados para él. Desde el primer momento Carcedo quedó encantado con la entrega y la profesionalidad del canterano. Su pretemporada ha sido buena, marcando un gol en Tarragona. Pero ni el propio futbolista podía pensar en ser parte del once inicial en la primera jornada. 

Las circunstancias ayudaron, cierto es, ya que la lesión de Iván Azón obligó a centrar la posición de Narváez y quedó una vacante en el extremo izquierdo. Lo lógico hubiera sido pensar que esa plaza la ocuparía o bien Mollejo o Guliano Simeone, pero la confianza que Carcedo ha depositado en Puche lo hizo merecedor de la oportunidad. Está por ver si fue una decisión puntual del técnico o le sigue guardando un lugar en el once pero, de momento, en el primer partido oficial, el canterano les ganó la batalla a jugadores con más nombre que el suyo. Un fiel reflejo de su carrera deportiva hasta la fecha, en la que nunca ha sido indiscutible pero en la que siempre ha ido ganando terreno a otros que partían con ventaja.

Además, lo parado que está el mercado hace cada vez más inviable la llegada de un extremo que se sume a la competencia en el ataque por lo que, si tiene continuidad, este año puede ser un punto de inflexión para Puche.

Compartir el artículo

stats