Los órganos de la pequeña Vera, la niña de cuatro años fallecida como consecuencia del accidente ocurrido la semana pasada en un castillo hinchable de Mislata (Valencia) —segunda víctima mortal que se cobra la tragedia tras el fallecimiento de la otra menor de ocho años— han sido donados por la familia para que puedan salvar la vida de otros niños en lista de espera para un trasplante. Con este último gesto de generosidad en la, por desgracia, corta vida de la menor, su corazón seguirá latiendo en la sonrisa de otro niño.

La tragedia en la feria de Mislata se cobró su segunda víctima mortal el pasado domingo. El Juzgado de Instrucción número 17 de Valencia, en funciones de guardia, autorizó la extracción de los órganos y ayer a primera hora el padre de la menor acudió al juzgado para terminar de gestionar el procedimiento en la donación de los órganos antes de poder velar los restos mortales de la pequeña.

La niña de cuatro años se encontraba desde el pasado cuatro de enero en estado crítico en el Hospital Clínico de Valencia tras sufrir un fuerte traumatismo craneal al salir despedida varios metros desde la atracción cuando ésta se levantó del suelo por una fuerte ráfaga de viento.

La confirmación de la muerte de Vera, cuyo estado desde un primer momento había sido crítico y llevaba días en situación de muerte cerebral en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de este mismo centro hospitalario, se suma a la de Cayetana, la otra niña de ocho años que falleció la misma noche del accidente, horas después de ser evacuada al Hospital La Fe de Valencia.

Fallece la niña de cuatro años accidentada en el castillo hinchable de Mislata Agencia ATLAS | Foto: EFE

Otros tres días de luto en Mislata

El Ayuntamiento de Mislata decretó ayer otros tres días de luto, al igual que lo hiciera con la muerte de la primera niña. Asimismo, el consistorio suspendió todos los actos municipales previstos hasta el próximo miércoles al mediodía.

El accidente, que todavía está bajo investigación para depurar posibles responsabilidades por el deficiente anclaje de la atracción o por el hecho de no haber paralizado la actividad a tiempo ante la alerta por fuertes rachas de viento, se produjo a las 20.15 horas del pasado 4 de enero en la feria instalada en la plaza de La Libertad de Mislata con motivo de las fiestas navideñas.

Según ha podido saber Levante-EMV, medio que pertenece al mismo grupo editorial que este diario,el sistema de sujeción al suelo con el que contaba el castillo hinchable había pasado correctamente la inspección del ingeniero al contar con dos de los tres elementos que establece la normativa —no son obligatorios los tres—. Aunque no contaba con un anclaje al suelo propiamente dicho, sí que estaba lastrado con ataduras a elementos pesados, como la atracción de colchonetas situada al lado, o sacos de arena, y también utilizaba fijaciones existentes como farolas o árboles. Las investigaciones deberán determinar si eran o no suficientes pare evitar que la colchoneta se levantara del suelo, cosa que no hicieron.

En el momento del siniestro se encontraban una decena de niños saltando en el citado castillo hinchable, el cual se levantó por el viento —sin llegar a desatarse por completo— y colisionó contra unas colchonetas hinchables lanzando a varios de los menores por el aire y quedando otros atrapados bajo las lonas.

Las dos menores que finalmente han perdido la vida, de cuatro y ocho años, perdieron el conocimiento al sufrir sendos traumatismos en la cabeza, y tras cerca de tres cuartos de horas de maniobras de reanimación y lograr estabilizarlas, fueron evacuadas al Hospital La Fe y al Hospital Clínico de Valencia.

Otros siete menores resultaron heridos leves y fueron atendidos y trasladados a distintos centros hospitalarios. Todos ellos se encuentran ya en perfecto estado.

No obstante, ninguna de las dos niñas heridas de gravedad ha podido superar las lesiones sufridas. La pequeña Cayetana, de ocho años, falleció pocos minutos después de la una de la madrugada del miércoles y el domingo se confirmó la muerte de la otra niña, de solo cuatro años.

Tanto el ayuntamiento como el alcalde de la localidad, el socialista Carlos Fernández Bielsa, lamentaron ayer el fallecimiento de la segunda víctima y transmitieron el pésame y la solidaridad de toda la población de Mislata a los padres y familiares de las dos pequeñas fallecidas en el siniestro.