La sala de lo penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha emitido una sentencia, que es recurrible, por la cual desestima el recurso presentado contra la decisión de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife de absolver a un joven que en mayo de 2021 acuchilló a su padre en el municipio tinerfeño de La Laguna.

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife absolvió al acusado por falta de capacidad de culpabilidad del delito de lesiones con arma, y tras declararlo autor del hecho le impuso una medida de seguridad de internamiento en centro psiquiátrico con una duración máxima de cinco años.

La sentencia se dictó en mayo de 2022 y en ella se da por probado que sobre las 4 horas del 18 de mayo de 2021, el procesado, con antecedentes penales por violencia familiar y amenazas, se presentó en en el domicilio de sus padres, en La Laguna, y comenzó a llamar insistentemente a la puerta.

La puerta la abrió el padre, a quien le había mandado un mensaje diciéndole "Casi lo consigues, mejor no te pille yo antes que la ambulancia maricón descerebrado tarado de mierda estas para que te encierren de por vida en un psiquiátrico, a ti y a tu familia les va a caer un puro que se van a arrepentir hasta de rezongar, azotados por un látigo electrificado".

El acusado, "en gran estado de exaltación comenzó a gritarle `Díme ahora lo del video, dímelo ahora` y al ver el estado en el que se encontraba, le recomendaron acostarse yéndose todos a la cama".

Cuando los padres estaban en su cuarto, el hijo, "de manera sorpresiva, entró portando un cuchillo y se lanzó sobre su padre clavándoselo sobre el abdomen y brazos de manera repetida".

La agresión terminó repentinamente después de que la madre de Julio le gritara "tú no eres un asesino".

A consecuencia del ataque del procesado padeció herida de 1 centímeroen cara anterior de hemitox izquierdo a la altura de la 9ª-10ª de espacio intercostal heridas en cara interno lateral del brazo izquierdo, en dedo a nivel de falange quedándole como secuelas una deformidad artrosica en tercer dedo de mano izquierda y diversas cicatrices en los brazos ,manos y hemitorax y perdida de sensibilidad y cierta limitación de movilidad en mano.

El padre tardó en curar 96 días, 21 de ellos impeditivos y precisó preciso tratamiento médico quirúrgico y rehabilitacion.

El procesado en el momento de los hechos estaba aquejado de esquizofrenia paranoide con trastorno disocial de la personalidad y consumo perjudicial de cannabis, y sufría un brote psicótico que le mantenía apartado de la realidad.