Kiosco

El Periódico de Aragón

Instalaciones municipales

La CHE urge "alternativas" para garantizar la depuración del agua en Zaragoza

Pide que sustituya o se construya otra planta ante el "preocupante" estado del centro de La Cartuja | Los vertidos de una empresa de Malpica afectan a los niveles y genera un gasto de 1,5 millones

Instalaciones de la depuradora de La Cartuja, en la capital aragonesa. | EL PERIÓDICO

La depuradora de La Cartuja de Zaragoza ha cumplido su papel. Con 30 años a sus espaldas, las instalaciones se han quedado obsoletas y, lo que es más «preocupante», su estado integral y su diseño no permiten que se puedan acometer las actuaciones y las mejoras necesarias para cumplir con las exigencias del cambio climático y garantizar los límites de vertido exigibles.

Así se lo comunicó la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) al ayuntamiento zaragozano el pasado 15 de septiembre en un informe en el que urge al consistorio a valorar alternativas para «un tratamiento mayor y más seguro de las aguas residuales» de la ciudad.

El organismo de cuenca solo ve tres opciones posibles para que la planta pueda cumplir con su cometido: que se sustituya, se amplíe o , directamente, que se construya una nueva en la margen izquierda del Ebro. Tres posibilidades que exigirían una gran inversión y que desde el equipo de Gobierno de PP-Cs están valorando.

La concejala de Infraestructuras, Patricia Cavero, ha explicado durante la comisión de Urbanismo que están analizando las opciones más viables y que se está trabajando junto a la CHE en «nuevos sistemas de depuración» que, sí o sí, requerirán de ayudas económicas del Estado, del Gobierno de Aragón y de los fondos europeos en el caso de que se apruebe una convocatoria para municipios de más de 5.000 habitantes (las actuales van dirigidas a pequeñas poblaciones). La concejala no ha desaprovechado el momento para reclamar que los impuestos que pagan los zaragozanos para la depuración de aguas reviertan en la propia ciudad.

Incidencias

Al margen de las peticiones, la CHE alerta del «preocupante estado» de la depuradora de La Cartuja en un informe previo a la renovación de la autorización de vertido en el que también destaca su «fragilidad» ante posibles incidencias. Cavero ha defendido que desde 2019 se han invertido 11,2 millones en una planta que ya no da más de sí.

Unas mejoras que, sin embargo, no han logrado acabar con las «incidencias cada vez más recurrentes» de los últimos años y que han provocado «incumplimientos significativos de los límites de emisión», sobre todo en materias en suspensión y fósforo.

Vertidos industriales

Por si fuera poco, la situación se agrava por la influencia de los vertidos industriales, que «incrementan la preocupación por el devenir» de las instalaciones y «su grado de eficacia y eficiencia». En su informe, el organismo de cuenca destaca la influencia que los vertidos procedentes del colector de Malpica ocasionan en el efluente, incidiendo tanto en el estado estructural de la planta como en el tratamiento biológico.

En concreto, hay una empresa de este polígono, Industrias Químicas del Ebro, que genera un vertido industrial químico con una caracterización salina, con gran concentración de sulfatos «por encima de los límites» permitidos, lo que está provocando «desequilibrios» en la planta. En otro informe, en este caso en la Memoria anual de las cuentas de la sociedad Ecociudad, se cuantifica en 1,5 millones el sobrecoste que está ocasionando a las arcas municipales el tratamiento de sus aguas, «aumentando el riesgo de incumplimientos». Cavero ha confirmado que se está en negociaciones con la empresa para repercutir el gasto.

Esta empresa, al parecer, pretende promover la ejecución de un sistema de depuración, aunque a la CHE no le consta que haya iniciado el procedimiento administrativo correspondiente.

La confederación también urge al ayuntamiento a actuar en las estaciones de bombeo del Vado y de Malpica, cuyo alivios dependen directamente del nivel del Ebro a su paso por Zaragoza. O se crea una instalación de aguas residuales en Peñaflor, dado que los vertidos procedente del barrio rural se realizan de forma directa al río Gállego sin tratamiento.

Compartir el artículo

stats